lunes, 17 de febrero de 2020

La importancia de contarles cuentos a los niños


El leerles un cuento a nuestros hijos todas las noches, es más que una simple actividad para arrullarlos, puede beneficiar de manera importante tanto a ellos como a nosotros.

       Al leerles estimulas su lenguaje e imaginación.

       Consigues relajarte y relajarlo creando un vínculo más fuerte entre ambos.

       Al escucharlos se favorece la reflexión al hacer inferencias, preguntándoles ¿Qué crees que va a pasar? 

       En un cuento siempre encontraremos un mensaje y puede llevarnos a comprender el impacto de acciones, a través de un personaje. 

       Les ayuda a compartir sus propios temores, en muchos cuentos los niños pueden identificarse con los protagonistas e ir aprendiendo a identificar sus emociones.

       El cuento es una de las bases para el desarrollo intelectual, al contarle una historia podemos lograr que entienda las cosas con mayor rapidez, que su cerebro trabaje con mayor certeza, se estimula su memoria y ganas de expresarse.

       Desarrolla y amplía sus capacidades de percepción y comprensión, así como su sensibilidad.

       El niño se siente feliz porque sus padres están con él, dedicándole tiempo.

       Fomentar la lectura y el amor por los libros, aumenta el interés de conocer más historias.

       El niño aprende más palabras, su vocabulario es más amplio, por lo consiguiente se refleja en su desempeño escolar.

       Los niños a quienes frecuentemente les leen cuentos, saben escuchar, ponen atención, elementos muy necesarios para un buen aprendizaje.

       Es una medida efectiva para tranquilizar, sobre todo cuando están muy inquietos o ansiosos.

       Ayuda a sus hijos a conciliar el sueño y les prepara para que descansen por más tiempo.

       A través de un cuento, nutrimos la relación con nuestros hijos, favoreciendo su confianza y así como contamos historias, podemos conversar cosas cotidianas o situaciones difíciles, pudiéndose orientar o apoyar.

A través de la lectura de cuentos, favorecemos las áreas de desarrollo en nuestros hijos, además pueden aprender sobre historia, vida humana y animal, colores, números, letras, otro idioma, sin que les resulte aburrido.  

Lic. Leticia García Méndez
Coordinación de Afterschool Santa Fe 

lunes, 10 de febrero de 2020

El sano desarrollo emocional.

En Lomas Hill estamos profundamente comprometidas con el sano desarrollo emocional de las niñas y de los niños, es muy importante para nosotras comprender efectiva y asertivamente las necesidades emocionales de sus hijos. 

Sabemos claramente que en la primera infancia (0-3 años), los niños comienzan a crear un concepto de sí mismos y la información que ellos obtengan del exterior impactará significativamente en las habilidades intrapersonales que desarrollen a lo largo de su vida. 

Es cierto, no podemos lograr que todo sea perfecto y controlar toda la información que llegue a nuestras niñas y niños, pero lo que sí está en nuestras manos, es contribuir y acompañarlos incondicionalmente a que confíen en sí mismos y que sepan que ante cualquier reto o dificultad podrán estar bien. 

A continuación, les compartimos 8 tips efectivos para cultivar la confianza en las niñas y en los niños. 


1.     Cultivar la autenticidad como adultos: ser verdaderos en lo que hacemos y decimos. La congruencia en el decir y el hacer es la base del desarrollo de la confianza en toda relación humana. Enseñemos esto desde la infancia. Cumplir con los límites que nosotros mismos establecemos es de suma importancia.

2.     Escuchar en profundidad: tenemos que ponernos a la altura de los niños y niñas, mirarlos a los ojos y agarrar sus manos mientras los escuchamos o decimos algo importante.

3.     La base del autoestima es la vinculación afectiva: Manifiesten su cariño y ternura incondicionalmente y sean lógicos, claros y firmes en los límites. 

4.     Elogiar sinceramente y cultivar la motivación intrínseca: por ejemplo, es más efectivo decir: “Veo que has estado muy concentrado(a) haciendo este rompecabezas, ¿verdad? ¡Maravilloso!” es mucho más informativo para el niño o la niña que decir: “Buen trabajo.”, “Eres súper lista.” 


      5.     Tener paciencia. Los niños y las niñas no procesan la información tan rápido como nosotros, tenemos que ser pacientes ya que pueden tardar de 4 a 7 seg. en procesar una indicación o instrucción. Expliquemos y ayudemos con delicadeza. Los niños no tienen por qué sufrir nuestra prisa o desorganización.

6.     Permitamos que tomen algunas decisiones que sean oportunas en función a su edad mientras les brindamos opciones: “¿Este día usarás el pantalón café o el verde?, ¿Recogerás tus juguetes a las 4:30 o a las 5:00? ¡Ya son las 5:00, es hora de ordenar.!”

7.     Manifestar interés e ilusión por el trabajo, así como una actitud positiva hacia la vida; los niños lo captan y esto los estimula, tanto a nivel escolar como personal, a motivarse y avanzar. 

8.     Apoyemos cualquier actitud que indique aumento de independencia: a veces queremos hacer las cosas por ellos, seamos respetuosos de la iniciativa que manifiesten y permitamos que pongan en práctica todas sus habilidades, aunque se puedan ensuciar o tirar algo.

  

 Aida Victoria Soto 

lunes, 3 de febrero de 2020

Desarrollar la responsabilidad en nuestros hijos.



En esta era de la información constante es muy simple obtener aquello que deseamos a la velocidad de un "click". Las sociedades de la información traen consigo una sensación de inmediatez que no se había vivido en épocas anteriores. Es un mundo nuevo y que nos abre cantidad de oportunidades de seguir aprendiendo, de perfeccionar nuestra visión del mundo y ampliar nuestros horizontes.

Este rápido acceso a los datos, por el otro lado, nos ha hecho perder la capacidad de tolerar y ser pacientes. Exigimos respuestas con la misma velocidad con la que podamos descargar un libro o una noticia; y muchas veces nos frustramos si no obtenemos tal aceleración en nuestra búsqueda de datos. Con nuestros hijos pasa lo mismo.

Hoy por hoy queremos rápidamente resolverles la vida: darles las respuestas y las soluciones de cada una de las situaciones que se les presentan. En la prisa cotidiana muchas veces los papás preferimos anudar las agujetas de los tenis, servirles un vaso con agua, disculparlos con otras personas, o lo que sea, simplemente porque "es más rápido". Muchas veces esto no es intencional, es la reacción natural y rápida que nos "brota" de forma natural al ser padres de familia.

Lo ideal es hacernos la costumbre de regresar las responsabilidades a nuestros hijos, intentar detener el impulso primario de solucionar y, darles la oportunidad a ellos. Este es un proceso que toma tiempo y que quiere práctica, pero que los resultandos redundan en beneficios para nuestros hijos.

Ayudémosles a convertirse en seres humanos independientes, capaces de enfrentar los retos y la vida con todas sus oportunidades. Generemos criterio para la toma de decisiones y que sean felices.

Los invito a consultar el siguiente artículo del Blog "Etapa Infantil". Contiene una tabla de tareas del hogar para que los chicos realicen en diferentes edades. Es un recurso invaluable que les puede acompañar para trabajar la independencia y la responsabilidad.

Mariana Resa Romo
Vice-principal
IB Coordinator

domingo, 26 de enero de 2020

¿Cómo crear un mundo mejor?


Estos días he estado muy consternada por todo lo que está pasando en el mundo y me he puesto a pensar, trabajando con niños tan pequeños ¿qué podemos hacer para crear un mundo mejor?

Ver lo que está sucediendo en el mundo, me da mucha tristeza, la gente luchando entre ellas, gente inocente queriendo salir de las zonas de guerra, gente saliendo de sus casas por los incendios acontecidos en Australia, todo esto me hace recapacitar y valorar muchas cosas.  

Y pensar que es lo que le estamos dejando a los niños y por supuesto, que no es lo que me gustaría, ni para mis sobrinos, ni para los niños, ni para sus hijos y tampoco para mí, por lo que pienso que es momento de unirnos y trabajar por el bien común y por mejorar la vida para todos.


Sé que a veces pensamos que no podemos hacer nada ya que estamos muy lejos de los acontecimientos, pero eso no es cierto, yo creo que en nuestras manos está mucho más de lo que pensamos. 

Debemos ayudar a los niños a ser personas íntegras, responsables, felices, que ayuden, que se dejen ayudar, que amen, que se quieran y que se desarrollen personalmente, que respeten, que dialoguen, que no juzguen, que reflexionen, que no comparen, que sean empáticos, que vivan y todo esto se logra con el ejemplo y apoyándolos. 

Esto es algo que como padres y maestros, podemos hacer para crear un mundo mejor:
 

       Comprender que tus hijos no son tu enemigos: existen frases y actitudes hacia los hijos, con las que se va creando un espíritu de rechazo y cuando son adolescentes que pasan por momentos emocionalmente intensos y que necesitan a sus padres ya que se sienten solos, convierten en ENEMIGOS, esas frases como: “mi hijo que no me deja dormir”, “a mi hijo no le gusta lo que hago de comer”, “mi hija es super enojona y se queja de todo”, “mi hijo nunca quiere recoger los juguetes”, “mi hijo es un chillón”, “mi hijo es un mal portado”, etc, ¿les suenan? Estoy segura que sí y todas ellas te separan de tus hijos y además fomentan su inseguridad y su baja autoestima. Si la persona que más te quiere piensa eso de ti, imagínate ¿qué va a pensar el resto del mundo? Los hijos no son nuestros enemigos, son lo que más queremos en nuestra vida, que no se les olvide. Por favor desechen este tipo de frases y DEJA DE PENSARLO, mejor trabaja para acompañarlos, hablar de las cosas positivas, mejora la relación con ellos. 
       Los niños te necesitan cuando están felices pero también cuando están tristes y enojados, cuando se sienten bien y mal, te necesitan siempre, en todo momento. Los niños solo tienen a sus padres y personas cercanas para crear su personalidad y lograr vivir la vida que desean, por lo mismo, te pido que no te enojes o frustres cuando los niños actúan como ellos quieren o lo necesitan en ese momento, y no como a ti te gustaría que reaccionan. Por ejemplo, no te enojes cuando hagan un berrinche en el super porque no le compras ese juguete que tanto quiere, mejor acompáñalo a trabajar el enojo, a reconocerlo y a sacarlo de la mejor manera, ellos están aprendiendo a autorregularse y nosotros como adultos, queremos que se regulen solos, si a nosotros nos cuesta trabajo como adultos, imagínense a ellos. Cuando muerden o pegan, estén con ellos, viendo que fue lo que los motivó y ayúdenlos a sacar la emoción de la mejor manera, no se enojen con ellos y menos digan que son niños “mal portados”, los niños no se portan bien o mal, se portan como niños, están aprendiendo y nosotros como adultos debemos estar cerca de ellos para guiarlos y ayudarles. Los niños necesitan conocer sus propias emociones, vivirlas, experimentarlas, sentirlas, reconocerlas, utilizarlas, entenderlas, necesitarlas. Todo esto les va a ayudar a entender cuándo se puede y cuándo no, qué necesitan y qué no, qué quieren en realidad y qué no, lo cual es muy importante como adultos, no les den todo de inmediato, ni todo lo material. Si utilizas la fuerza y le dices cosas hirientes cuando él está expresando lo que siente y no sabe como hacerle, no le vas a enseñar nada bueno, al contrario, le vas a enseñar a comerse sus sueños, a que no puede llorar, a que no se puede enojar y que ustedes solo están para llevarlos a la escuela, a la clase de natación y darles de comer. Por eso tienes que estar allí en lo bueno y en lo malo. 
       Es importante que no les hagas y digas lo que no te gustan que te hagan y digan. A ti no te gusta que te griten y tú les gritas, no te gusta que te digan mentiras y tu mientes, no te gusta comer brócoli, pero ellos sí lo deben comer, no te gusta que estén descalzos por la casa pero tú sí estás descalzo, no te gusta que te amenacen, pero tú sí amenazas, tú eres el modelo y todo lo que tú hagas ellos lo van a hacer. Esfuérzate por ser mejor persona cada vez, para que ellos imiten esto de ti. 
       No los compares, todos somos ÚNICOS, irrepetibles, inigualables, brillantes, excepcionales. Deja de compararlos y usar frases como: “tu hermana sí come muy bien, en cambio tú no comes nada”, “tu hermano se porta muy bien” “quisiera que fueras igual de bien portado que tu hermano”, “tu hermano sí recoge los juguetes muy bien después de usarlos” saca esas frases de tu repertorio, acéptalos como son y ayúdales a ser mejor personas. 
       No sigas la frase de “en la vida se aprende a golpes”, lo que necesitan es apoyo, amor, empatía y respeto, no golpes. Cuando lleguen los verdaderos golpes de la vida, hay que ir para adelante ya que cuando los apoyamos en lo bueno y malo, ellos estarán listos para sobrepasar los golpes de la vida y viendo que cada momento es de aprendizaje. 
       Conócete a ti mismo para poder educar de una manera correcta, es importante ser consciente de tus aciertos y errores, de tus sueños cumplidos o incumplidos, de tus emociones, de lo que te gusta y no te gusta, es importante trabajar con nosotros, con nuestra infancia, trabaja en ti, sin descuidarlos y mejorar tu bienestar emocional, sólo así serás un buen ejemplo para tu hijo.

       No has traído a tu hijo al mundo para discutir y gritarle todo el tiempo, en esos momentos en los que sientas ganas de discutir y gritar, salte de la escena y respira, procesa lo que sientes, lo que quieres, lo que necesitas, regresa a la realidad y date cuenta que no vale la pena discutir, enojarse, ni gritar. Vida solo hay una y hay que disfrutarla. Claro que es importante hablarle calmadamente de lo que sientes y porque te enojaste, pero sin agredir y siempre hablando de ti, no de lo que ellos te hicieron sentir. Dile: "me enojé porque no me ayudaste a recoger tus juguetes" en lugar de decirle, "me haces enojar porque no obedeces".

       La violencia genera violencia. Violencia son gritos, golpes, castigos, insultos, ignorarlos, no mostrarles atención, compararlos, etiquetarlos, no acompañar sus emociones, exigirles que hagan lo que tú quieres, amenazarlos, obligarlos a comer, etc. Empieza a tratarlos como se merecen, desecha lo incorrecto y vete por el camino de lo correcto, si quieres hijos que no sean violentos en el presente y en el futuro, deja de utilizar la violencia.

  

El mundo, el planeta en el que vivimos depende de los niños y los hijos de nuestros hijos, es importante educarlos en un entorno de respeto propio y mutuo y esto será lo que integrarán y lo que les ayudará a ser adultos de bien.  
Puede ser que veas esto como un imposible, pero siente que tienes la responsabilidad en tus manos y la gran suerte de ayudar a que este mundo sea mejor, de hacer niños felices, responsables y amorosos ya que de eso se trata la vida, el tiempo vuela y vida solo hay una. 




Mónica Cervantes 
Directora Campus Santa Fe


lunes, 20 de enero de 2020

Trata a tus hijos con cuidado: están hechos de sueños

Tener hijos es una felicidad y bendición que jamás imaginamos, pero a la vez se vienen retos y enseñanzas que los padres de familia deben hacerles llegar para que sean personas de bien. A veces no sabemos qué hacer para que los niños crezcan felices. Esto es difícil porque creemos que les damos felicidad cuando les compramos eso que tanto les gustó y en realidad no es así, les podemos dar lo mejor de otra manera, no dándoles puras cosas materiales.

Los niños son pequeños y no entienden las reglas por lo que es muy probable que sean bastante revoltosos y hagan un desastre en la casa con sus juguetes, que se comporten como osos pandas, pero esto es normal y los adultos debemos estar presentes para ayudarlos a auto regularse y controlarse, sin enojo, pero sí con firmeza.

Los niños en edad preescolar tienden más a jugar, que a estudiar y no es porque no les guste el estudio sino que se trata simplemente de sus sueños, de los cuales, los adultos a veces no nos damos cuenta.

Es probable que cuando le preguntes a un niño que quiere ser de grande, te responda con algo que para ti puede ser imposible, algo que no te cabe en la cabeza y puede ser que ese sea su sueño, pon mucha atención a lo que dice, ya que con el paso del tiempo, los niños van forjando sus sueños y los padres de familia deben impulsarlos a perseguirlos y no buscar matar esa pasión que tienen, porque si, cada uno nacemos para un fin. 

¿Cuántas personas no se han querido graduar de una carrera y por la orden de sus padres o de alguien más cambiaron de parecer y se graduaron de otra cosa y no son buenos en esta? Hay muchos casos de este tipo. 

Puede ser que a un niño le vaya mejor en dibujo que en matemáticas y los padres creen que es importante reforzar matemáticas, cuando es en realidad el dibujo lo que le hace feliz y no lo impulsan en esta actividad. Los castigan por las malas calificaciones en materias académicas, pero si les va bien en otras materias no importa, aunque a ellos les gusten y las disfruten. 

Debemos entender que cada niño es diferente y que no todos van a querer hacer lo mismo que nosotros, ni que sus hermanos, tíos o abuelos, amigos, niños “exitosos o listos”. Nosotros ya somos adultos y ya vivimos nuestra vida, está bien corregirlos y guiarlos pero siempre hay que impulsarlos a seguir lo que les apasiona, no desviarlos del camino ya que puede ser que más tarde te lo reprochen.

A veces, criticamos lo que hacen y esto no debería de suceder, los niños están llenos de sueños, ellos quisieran ser hasta astronautas, tu solo déjalos ser, y apóyalos, cuando crezcan y maduren, ya entenderán lo que en realidad debe hacer, pero mientras, trata de que siga con lo que le apasiona, es el mejor regalo y el mejor trato que les puedes dar, ya que es una muestra de amor de los padres a los hijos, más que amarlos y educarlos, el dejarlos perseguir sus sueños, por más absurdos que nos parezca, les dará mucha felicidad.

Es importante siempre estar presente para él o ella, permítele sentirse amado. Algunos consejos que te puedo dar son:

       Miralo a los ojos cuando le estés hablando.

       Trata de bajarte a su nivel cuando quieras decirle algo.

       Pregúntale a menudo cómo se siente: se sentirá escuchado y a su vez, aprenderá a observar sus sentimientos y emociones y verá tu interés por él.

       Al regresar de la escuela evita preguntarle ¿cómo te fue? ya que el se siente importante como individuo y no por lo que hace.

       Recuerda siempre que no es un adulto, es un niño y por ende debes tratarlo como tal y hacerlo de buena manera, son más débiles y frágiles, en todos los aspectos

       Procura que siempre se mantenga en un lugar lleno de armonía, evitando las discusiones frente a ellos, esto les dará más seguridad y serenidad.

       No les compares, al hacerlo solo perderá la confianza en sí mismo.

       Mantén su autoestima alta, siempre que sea necesario dile lo orgullosa que estás de el, es más puedes incluso invitarlo a ayudarte, las experiencias le ayudarán a entender cómo son las cosas. Por ejemplo, invítalo a ayudarte en la cocina y decirle con amor que debe tener cuidado y déjalo tocar la olla con agua tibia, esto responderá su curiosidad.

       Estar siempre alerta de sus miedos cuando te los expresan, no los ridiculices, ni te burles ya que así sus temores no trascenderán, son tus hijos y debes amarlos tal como son.

       Lo más importante comparte con él el tiempo que puedas, pero que sea tiempo de calidad, salgan a un parque, hablen, diviértanse, todo esto estrechará sus lazos.


Haz las cosas bien en la infancia y luego verás en la adultez el resultado de tu amor.



Mónica Cervantes D. 
Dirección Campus Santa Fe

lunes, 13 de enero de 2020

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?


¿De qué nos sirve la tarea? 
¿Realmente marca una diferencia en nuestra vida académica? ¿Nos guía hacia la excelencia?  

Estas son algunas de la muchas preguntas que nos hacemos los alumnos de todos los niveles educativos. Los que la tenemos que hacer cada día e invertir enormes cantidades de tiempo sólo para entregar tareas, trabajos y proyectos que muchas veces son repetitivos, que carecen de sentido; que no están orientados a educar y dar algo de valor. Muchas veces las tareas escolares son trabajos sin sentido que no nutren nuestras mentes.  

La tarea escolar quita tiempo de otras actividades, hobbies o intereses fuera de lo académico que el alumno puede tener. Estos intereses también nutren la educación integral de alumno, le permiten desarrollar habilidades cognitivas, lingüísticas, artísticas, así como destrezas físicas muy necesarias para el éxito futuro. Las tareas merman el tiempo que podemos utilizar para desarrollar otras cosas, otros gustos: esto genera el efecto contrario que se busca en las escuelas que es el amor al aprendizaje. Cuando las tareas carecen de sentido lo que se genera en los alumnos es tedio y fastidio por todo lo relacionado con lo escolar.   


La carga excesiva de trabajo usualmente termina en estrés y ansiedad en los alumnos. En su documento “Nonacademic Effects of Homework in Privileged, High-Performing High Schools”, Denisse Pope, académica de la escuela de post-graduados de Stanford, encontró que 56% de los estudiantes entrevistados durante su estudio consideran su fuente principal de estrés las tareas.  

Este estrés constante puede llevar al posible desarrollo de problemas psicológicos más adelante en la vida, mismos que los pueden incapacitar para ejercer sus profesiones o vivir una vida saludable y feliz. Es innegable que el problema actual que vivimos en nuestras sociedades inmersas en el agobio y la depresión. Adicionalmente, la salud generalmente también se ve afectada, según encontró Pope. La carga excesiva de trabajo lleva a pérdida de sueño así como otros problemas de salud como dolores de cabeza, problemas estomacales e incluso pérdida de peso.   

Por otro lado, Pope también encontró en su estudio que más tarea significa menos tiempo para la familia, amigos y actividades extracurriculares. Adicional a todas estas afectaciones, también se ve dañado el ambiente familiar. Los padres intentan ayudar a sus hijos a resolver sus tareas de la escuela. De entrada, estas ayudas imposibilitan a los niños a desarrollar responsabilidad y autonomía. Los padres ya han hecho manifestaciones en españa por la eliminación de las tareas ya que dichas están afectando su ambiente familiar.  

También es una carga importante para los profesores que tienen que invertir una larga porción del dia fuera del tiempo laboral en el que les paga. Esto les quita tiempo de sus vidas la cuales no es lo mismo a un niño que perdió su clase fútbol, a que el profesor tarda días en poder completar una serie de calificaciones ya que tiene otro trabajo por la tarde o tiene compromisos a los que no pueda faltar. Como hablamos anteriormente, los niños no toman nada de las tareas al hacerlas al aventón, la cual tendrá que ser revisada por el profesor, y la verdad, ¿quién quisiera tener que revisar el mismo reporte, que en algunas ocasiones está igual de mal hecho? absolutamente nadie.  

Alfie Kohn autor del libro “THE HOMEWORK MYTH: WHY OUR KIDS GET TOO MUCH OF A BAD THING” en su artículo de edutopia “Homework, no proven benefits” menciona un dato aún más alarmante: No existen estudios que demuestran que la tarea tenga algún beneficio académico. Su postura es crítica no sólo hacia el sistema educativo, sino hacia la humanidad completa: seguimos dejando tarea, porque así fueron criados nuestros profesores, nuestros padres y todo aquél que vino antes que nosotros. ¿acaso será posible, que dejar tarea sea tan solo un reflejo de lo esperado, a pesar de que nadie ha hecho un estudio para probar su utilidad? Quizás es momento de pensar diferente.  

Afortunadamente la Organización Mundial de la Salud (OMS), por medio de sus representantes en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), está realizando las peticiones y diligencias necesarias para eliminar por completo las tareas escolares de cualquier sistema educativo que se encuentre registrado de manera oficial.   

La tarea es innecesaria porque no aporta valores ni aprendizajes significativos a lo largo de la vida del alumno, también causa problemas de salud en el niño como estrés, ansiedad y depresión que le daría al alumno a la larga. Es por eso que debería ser cuestionada la verdadera utilidad de la tarea en las instituciones educativas y en todo caso eliminarlas, y esa es nuestra tarea.   

Fuentes: 

Stanford University, C. B. P. (2016, April 16). Stanford research shows pitfalls of homework. Retrieved October 29, 2019, from https://news.stanford.edu/2014/03/10/too-much-homework-031014/​.  

Kohn, A. (2006, October 19). Homework: No Proven Benefits. Retrieved October 29, 2019, from https://www.edutopia.org/no-proven-benefits.

Bárbara Sánchez Resa
9o. Grado
Colegio Lomas Hill

lunes, 6 de enero de 2020

La importancia de ayudar​

El que parte y comparte recibe la mejor parte; este, es un dicho muy famoso y muy cierto porque, si nosotros damos, si nosotros ayudamos, no solo recibiremos ayuda de regreso sino que, se queda en nuestra conciencia la bonita labor que hicimos y nos alegra el corazón.

Por eso hablaré de la importancia de ayudar. Ayudar no es algo sencillo; en cambio, es algo muy complicado como cualquier valor.  Algo muy bonito que está escrito en el Antiguo Testamento: cuenta que Dios creó el mundo en seis días y el séptimo descansó. El primero separó la luz de la oscuridad y dijo “Fue bueno”, así muchos otros días como el tercero en el que creó las plantas y dijo “y fue bueno”, pero sólo dos días no dijo “y fue bueno”, uno de esos fue el sexto, el día que creó al hombre.   Esto significa que las plantas tienen su función; no pueden hacer ni más ni menos, no pueden hacer ni bien ni mal; tienen su función y son buenas pero, por otro lado, está en nosotros, como seres humanos poder hacer el bien o el mal, podemos mejorar o podemos empeorar, podemos hacer más de lo que creemos que podemos o, podemos no hacer nada.
Tenemos como obligación ayudar al planeta, mejorarlo; continuar la creación y será hasta entonces que Dios dirá “y fue bueno”.

Sí, hemos ayudado al planeta de diferentes formas pero, también lo hemos empeorado; no sólo me refiero a la contaminación, sino a las guerras, el pensar que tus creencias o costumbres son mejores que otras y por eso discriminar o maltratar al otro.   Porque hay lugares donde la gente puede vivir con lujos, mientras que en otros, más de la mitad del país sufre de hambre.

Porque todavía existe el racismo y el antisemitismo; porque la gente piensa que las personas que se ven de tal forma son malas o ladrones, cuando ni siquiera las conoce y lo dice porque se los contaron. Esto sucede porque no nos comprendemos ni nos respetamos. ¡No nos ayudamos!

Sara Harari
Alumna de 7o. Grado

lunes, 16 de diciembre de 2019

My UK Experience



When I knew about this trip, I was really interested. As time went by and the trip approached, I became more nervous because the truth is that it is very difficult for me to be without my parents. It was my first time without my parents on a long trip. When we arrived at the airport I began to worry and I felt bad because I was going to miss my parents so much. 

The first 3 days of the trip were very difficult for me, every night I thought about my parents and I was sad. Then I learned that you always have to enjoy what we have, no matter how, or when, or where. The important thing is that you have a good time with the people you love. Every day you have to sleep at 11:00 PM and you need to wake up at 7:30 AM because the breakfast starts at 8:00. In this camp, we did many activities that made my sorrows and worries go away. We went to a lot of places, what I liked the most was when we went to a football match. We visited the Harry Potter Wizarding World. Not all the time was playing, running, etc. Also, we had 3 classes of 45 minutes each between each class we had a 15-minute break. 

In these classes I learned a lot of British English. The food of the summer school is not always delicious, but most of the food is very good. I like it a lot! In the boy’s and girl’s house you can play ping pong, little football, you can play the piano, etc. 

So you don’t get bored in your free time. 
The truth is that this trip changed my life, made me more responsible and more self-sufficient. I wouldn’t change anything of this trip, because on this trip a knew more friends from Mexico and also of Spain, Italy, Japan, etc. I will never forget this experience. I want to thank my parents because of all the effort they did so I could have this incredible trip. Also, I want to thank all the friends that support me on the trip. All the effort was worth it. Thank you!

Patricio Vivanco
8th Grade Student

lunes, 9 de diciembre de 2019

La autorregulación en niños de preescolar.

La edad preescolar, es una época de grandes logros en el aprendizaje, especialmente en los aspectos socioemocionales ya que los niños comienzan a ser más verbales, sociales y se controlan mejor. El juego con sus pares se vuelve una actividad principal en su desarrollo y para poder participar con otros, es necesario que desarrollen estrategias de autorregulación. 

La autorregulación, es el proceso de ejercer control sobre nuestras acciones (permitiéndonos pensar antes de actuar), procesos de pensamiento y emociones. Los niños aprenden y adquieren gradualmente, las habilidades de autorregulación, las cuales incluyen: expresión adecuada de emociones, interiorización de reglas, control de impulsos y espera de la gratificación inmediata. 

El papel de la persona adulta, es de guía, la cual debe dejarles de manera gradual la responsabilidad de sus propias acciones. Es por ello, que debemos promover que los niños hagan elecciones propias y observen las consecuencias de actuar de una u otra manera. En la interacción cotidiana con los niños, padres y profesores podemos promover este desarrollo a través de acciones específicas.



Existen tres tipos de autorregulación que son la conductual, emocional y cognitiva. Aunque se pueden dividir para describir cómo se desarrollan y se promueven, cada una está interrelacionada entre sí.  

Autorregulación Conductual: Es la habilidad para inhibir acciones, incluye la habilidad para no hacer algo y la habilidad para controlar la velocidad con que se hace.


¿Cómo podemos promover el desarrollo de la autorregulación conductual?  

·        Establece reglas claras y consistentes que le permitan a tu hijo una mayor autonomía y regulación. Es importante que sean claras, cortas y razonables para su edad. Una regla básica que suele favorecer la autorregulación es: “tú puedes cuidar de ti y de los demás, sin dañarte, dañarlos o dañar las cosas”. 
·        Brinda opciones de acciones a realizar. Por ejemplo, en vez de decirle “no agarres los juguetes” puedes decir “Ahorita no puedes sacar los juguetes pero podemos leer un cuento”.


·        Da oportunidades para elegir. Aún cuando las cosas que debe hacer el niño son parte de la rutina podemos darle la oportunidad de elegir entre alternativas. Por ejemplo: ¿Quieres avena o granola para desayunar?


·        Ayúdalo a tomar decisiones: Haciéndole preguntas sobre las consecuencias que obtendrá si toma una u otra decisión. “Si te gastas lo que has ahorrado tendrás que empezar a ahorrar otra vez para comprar el juguete que quieres, si lo sigues ahorrando en poco tiempo podrás comprarlo”. 


Autorregulación Emocional: Es la habilidad para regular las emociones. 


¿Cómo promover la autorregulación emocional? 


      Las personas adultas apoyamos en este sentido, en la medida en que le damos nombre a las emociones, modelamos lo que podríamos hacer ante estas y promovemos que el niño reconozca su emoción. Por ejemplo, podemos ayudar a nuestro hijo a autorregularse cuando se muestra enojado y le decimos: “estás tan enojado que prefieres no ir a cantar con tus amiguitos”, compartirle estrategias que podría poner en práctica para abordar la emoción: “cuando yo me enojo busco un espacio tranquilo, respiro y cuando siento que ya quiero estar con los demás salgo y voy con ellos”.


 Autorregulación Cognitiva: Es la habilidad para planear, enfocar la atención en una tarea determinada, solucionar problemas. Incluye la habilidad para esperar y no obtener lo que se desea de manera inmediata. 


¿Cómo podemos promover la resolución de problemas de manera reflexiva?  

·        Ayuda a tu hijo a pensar lo que pasará después, por ejemplo al leer un cuento detenerse y preguntar “¿qué crees que pase cuando el niño llegue a su casa?

·        Bríndale un apoyo gradual  según sus necesidades, por ejemplo al resolver un problema primero decirle cómo hacerlo y poco a poco dejarlo que él decida qué hacer.

·        Haz uso de materiales que refuercen la planeación, por ejemplo rompecabezas o bloques. 



¿Un niño que obedece es auto regulado?

El hecho de que un niño obedezca no significa que tiene la capacidad de autorregulación. Si un niño siempre hace lo que le piden pero no puede tomar decisiones propias o no sabe cómo reaccionar en situaciones que le resultan nuevas está siendo regulado por otros.


Los niños que tienen mejor autorregulación muestran mayor autoconfianza, autoestima, mejores habilidades cognitivas y sociales, son más independientes y tienen mayor habilidad para manejar el estrés y la frustración. 

 

Vanessa Y. Reyes Herrera
Colegio Lomas Hill
Coordinación de Psicopedagogía
Campus Santa Fe

Referencia:
Bronson, M. B. (2000). Self-regulation in early childhood. Nature and nurture. USA: Guilford.
Riley, D.; San Juan R.; Klinkner, J.; Ramminger, A. (2008). Social & Emotional Development: Connecting Science and Practice in Early Childhood Settings. St. Paul, MN: Redleaf Press

domingo, 1 de diciembre de 2019

Una experiencia universitaria fascinante.


A lo largo de mi vida he tenido diferentes experiencias. Si alguna vez creí haber tenido claro el panorama universitario, vivir esta experiencia me hizo dar cuenta que no era así. Por parte de la escuela fui invitada a Stanford al programa de Pre-Collegiate Summer Institutes el cual consistía de dos semanas en la Universidad de Stanford.

Durante estas dos semanas tuve diferentes clases, viajes a San Francisco y actividades dentro del campus. En las dos semanas que asistí tuvimos
diferentes clases todos los días. Sin embargo, uno pensaría que las clases que se van a tomar son mate, writing, ciencias, entre otras. Cuando me dieron el horario y vi todas las diferentes clases y sus nombres me entró la curiosidad de saber en qué consistía cada una de ellas. Conforme los días iban pasando me di cuenta que cada una de las clases tenían una cosa en común; todas se relacionaban con aspectos de la vida, del día a día de uno. No sé los demás pero por mi mente nunca cruzó la idea de tener clases como toma de decisiones o liberando tu potencial personal.

A pesar de todo esto, yo tuve dos clases favoritas: Anatomía y cómo derrotar al cáncer. Desde muy chica he sido una persona a la cual le ha interesado la medicina pero nunca me vi a mi misma tocando un cerebro o unos pulmones. En anatomía nos llevaron al laboratorio en el cual tuvimos la oportunidad de tocar corazones, pulmones, tanto sanos como de fumadores, un cerebro y ciertos riñones. Por el otro lado, la clase de cáncer mi interesó mucho porque es una enfermedad desconcertante que te explica mucho acerca de cómo funciona el cuerpo humano.

Además de tener clases tuvimos excursiones. El primer día que salimos de Palo Alto fuimos a ver un partido de baseball en San Francisco. Al día siguiente nos llevaron al museo de “California Academy of Science”, al “Golden Fate” y a “Pier 39”. Claro, no podía faltar la visita al centro comercial.

Desde otro ángulo, esta la parte social. Nunca me había imaginado las grandes amistades que uno puede hacer en dos semanas. Yo viajé con un amigo, pero al llegar al campus nos separamos; él se fue a una casa y yo a otra.  Al llegar a mi casa conocí a mi roomie y pensé “creo que no me voy a llevar muy bien con ella”, pero no fue así. Pensé que me iba a costar trabajo hacer amigos ya que yo me consideraba de cierto modo penosa. Sin embargo, a la una hora de estar ahí ya tenía lo que se convirtieron en mis mejores amigas. Conforme el viaje fue transcurriendo hice más y más amigos, amigos con quienes hoy en día sigo en contacto.

Hablando por mí, aprendí bastantes cosas de la gente, su cultura e intereses. La experiencia de convivir con personas y culturas de todo el alrededor del mundo es fascinante. Coincidir con personas que disfrutaban el estar ahí y tener intereses en común es algo que nunca voy a olvidar.

Tener la oportunidad de ir a una de las mejores universidades del mundo fue algo que siempre voy a tener presente dentro de mí. Saber que el impacto para las universidades hoy en día no es solo a nivel académico sino también a nivel deportivo, artístico y social, es una de las cosas que me entusiasman por todo lo que desarrollo en mi vida diaria. Me dí cuenta que tener la mente abierta, no estar aferrado a algo en particular y probar cosas nuevas es lo mejor que uno puede hacer.


María Quintero
Alumna de 9º Grado
Colegio Lomas Hill

lunes, 25 de noviembre de 2019

Abracadabra.


Abracadabra...Desapareció, no la encuentro, quiero verla y no la encuentro.

El día estaba nublado y con lluvia, hacía frío,no me gustan esos días. Ese día...¡PUM! como por acto de magia se fue, desapareció, no la vi más y no la veré nunca más.
Tengo recuerdos de ella, no todos pero sí muchos. El aire huele a ella, las canciones cuentan su vida, las fotos me dicen que no se ha ido, la luna la inmortaliza, los atardeceres hacen de ella el mejor de los poemas.

Hoy quiero salir a buscarla, quizás en un sueño, quizás lejos de aquí, quizás dentro de mí, solo que la vida no para, me lleva como si no la hubiera perdido, me exige continuar y dar lo mejor de mí y yo no tengo tanta fuerza ni energía. Quiero gritarle al mundo que se detenga pero también entiendo por qué no se detiene.



Lo curioso de que ella desapareciera, como por arte de magia, es que me gusta la magia y ella me la enseñó. Nunca mencionó que desaparecería de un segundo a otro pero sí me dijo que la vida era magia y que la magia es creer en lo extraordinario, lo imposible, lo que está fuera de la lógica, es dejarte sorprender y dejar que las cosas sucedan a veces sin entender el cómo y el por qué.

En este acto de desaparición no hay truco, pero sí mucho aprendizaje, el cual tengo laintención de transmitirles: Vivan a lo grande, apoyen muchas causas, sean fieles a ustedes mismos, entréguense a lo que hacen, amenlocamente, cuídense, hagan ejercicio, coman saludablemente, duerman bien, estén menos en el celular y estén más presentes en el aquí y el ahora.


Ana Montenegro
Coordinación Deportiva

lunes, 18 de noviembre de 2019

Stanford Pre-Collegiate Studies: una experiencia que te cambia la vida.

Yo soy Gabriel Gómez y estoy cursando el tercer grado de secundaria. Creo que en mi vida han pasado muchas experiencias que me han ayudado a crecer y ser mejor persona, sin embargo, una experiencia que amplió mi perspectiva y me ayudó a ser la persona que soy hoy, fue ir a Stanford Pre-Collegiate Studies. En esta experiencia tuve la posibilidad de irme a estudiar dos semanas a la universidad de Stanford en California. Al principio creí que iba a tener mucha nostalgia y que iba a extrañar estar en México, pero cuando llegué allá, todos los nervios desaparecieron y no hubo un solo día en el que me sintiera nostálgico o mal. Esta fue una experiencia que realmente me cambió la vida y me dio muchas herramientas para tomar las mejores decisiones. En esta experiencia logré no sólo conocer nuevas culturas, sino que también las pude vivir, conocí a gente de lugares del mundo que jamás creí conocer. En Stanford Pre-Collegiate Studies tuve la oportunidad de trabajar en un proyecto llamado Global Solutions Project (GSP) en el que yo junto con gente de Chile, Australia, Perú y muchos otros lugares, hablamos y discutimos sobre la historia, los recursos, la cultura y los problemas de una isla, los cuales teníamos que resolver. 

En esta experiencia tomamos clases de diversos temas, ya fuese desde ciencias de la óptica, la anatomía y la fermentación, hasta temas de diseño como “design thinking” y diseño de juegos. Para mí, la clase que más me interesó fue la clase de “design thinking”, ya que para mí es una clase que te ayuda a la resolución de problemas con las herramientas del diseño. Stanford Pre-Collegiate Studies fue una experiencia que no solo me dio herramientas para mi vida diaria, sino que con este pude vivir un poco de cómo es estudiar en una universidad, sin embargo, creo que lo más me cambió fue convivir con gente de muchas partes del mundo y así conocer todas esas culturas. 


En esta experiencia también pude viajar a San Francisco y conocer el Golden Gate Bridge, Pier 39 y hasta nos llevaron a ver un partido de baseball en el que se siente un gran ambiente. También tuvimos una fogata, la cual fue una gran experiencia en la que compartimos más sobre nuestra cultura y convivimos entre todos los países. Para mí el evento que más me gustó fue el Multicultural Exhibition en la que todos los estudiantes de cada país nos juntamos para organizar un baile que nos representara. En este evento también pudimos conocer las diferentes culturas y probar dulces de todas las partes del mundo, la comida que más me impactó fue la carne de canguro que trajeron los australianos. Stanford Pre-Collegiate Studies fue una experiencia inolvidable y que de verdad te cambia la vida. Gabriel Gómez González Alumno de Secundaria