domingo, 28 de octubre de 2018

PEACE


We are currently in a world crisis. Who doesn´t want to change the world right now? We are in a plastic crisis in which the oceans are being constantly polluted. In which we have people in power who don´t deserve to be in power. In which women are being abused of and being punished for finally speaking out. In which families are being separated because of immigration policies? We stand and we look at the news and we feel angry, paralyzed and then we move about our day. We think “someone should do something about that.” But what we fail to realize is that WE are that somebody. WE are the ones who need to do something about it. If we don´t do it then who will? It is on our hands. But, to be able to bring about change, we first have to begin with ourselves.

To make peace happen on a grander scale we first have to find peace in ourselves. That is the most difficult but most important task. I spent most of my life trying to find inner peace. Because I wasn´t happy with myself I wasn´t happy with the world. Inevitably, our outer world is a reflection of our inner world. I looked everywhere for my peace of mind, I looked in all the corners of life that I would find. I looked for it around the world, I looked for it in clothes, I looked for it in people, I looked for it in achievements. Even if I achieved something, I only got tiny scraps of peace, I never really got the fulfillment I was aching for.  And I never found it until I found meditation. Meditation was the most powerful means of finding peace because it taught me to search in the one place that I had forgotten to look, the most important place of all.  It taught me to look for peace within myself. It taught me to look inside for happiness. Once I found inner peace and happiness everything started to change.

Once my inner being started to become aligned and I found the richest source of love, creativity, empathy and peace then the whole world started to change as well. The reason why this happened was because how we feel inside reflects how we live our life. If we feel broken, angry and sad then we will see the world as broken, angry and sad. But if we choose to see and experience ourselves as loving, rich, abundant and peaceful than the world will be loving, rich, abundant and peaceful. Once we have found peace within our own being and have healed all our emotional scars that used to hold us back, now these emotional scars become warrior wounds that are going to help us change the world. It is from this place that we can really begin to take action.

Once we are here, our actions become imbedded with this state of peacefulness and happiness. We no longer feel the need harm others or to simply not care. Once we are here, we care about ourselves and about others. Every action becomes imbedded with love and care about the wellbeing of others, about the wellbeing of the planet and about the wellbeing of everything.

Our attitude begins to change. And we start to develop empathy. Not sympathy, but empathy, when we can really feel what its like to be in the other person´s skin. When we understand we no longer feel the need to judge and we form a deep connection with all people. And peace arises.

It is not JUST about educating people, its about changing ourselves first. We may understand the crisis that the world is going through, but we need to really CARE about and then PERFORM ACTION. If everybody heals themselves then we begin to care, we begin to take charge and try to make ourselves, our environment and the world a better place.

Once we heal ourselves then we start to heal everything. Once we are at peace with who we are, then we are also at peace with the world.

That doesn´t mean that the world is perfect and that we wont fight to change it, but we are one step closer. The reason why the world is hurting right now, the reason why the world is in crisis right now is because people are hurting. Some people are not happy with themselves so they try to find happiness in places where happiness can not be found. And then every action they do is imbedded with need instead of fulfilment. And this is where the problems begins. Each person begins to look for their own wellbeing instead of the wellbeing of the world as a whole. This is what leads to wars, pollution and crisis. If we are able to fix the problem by the root then everything will be fixed.

A  gardener doesn´t water each individual fruit or leaf in the tree. It waters the root and because of this the tree blossoms beautifully. And as my lovely George Harrison said “For the forest to be green, each tree must be green”.

 If everyone is at peace with themselves then there will be peace. The more people become happier with themselves the happier the world gets. And when one person reaches this level of peacefulness and happiness they start to inspire others and awaken them to do their own looking within them to find their own peacefulness. If a person is happy and fulfilled they wont feel the need to judge others, to separate their families, to pollute the world. They instead make every action a right action. If each person finds their own inner happiness, then the outer happiness will fall into place and we will become one force of love. If we unite in this way, there is no stopping us. We will become peace and happiness and the world will be exactly that.


Isabel Keoseyan
7th Grade English Teacher
Colegio Lomas Hill
Imagen cortesía de Pixabay

lunes, 22 de octubre de 2018

Semana de evaluaciones

Hace algunos días estuvimos en periodo de evaluaciones en el colegio, esas donde sentimos que más que una retroalimentación sana es un ataque a nuestra forma de ser, de educar e incluso una ofensa a nuestros hijos, o por lo menos así pareciera en muchos de los casos. Aquellas evaluaciones en donde decimos la frase trillada de “ese no es mi hijo”, sin darnos cuenta que tal vez no estemos ni cerca de ayudar al crecimiento y desarrollo de ese ser que tanto nos importa.

Al día de hoy, todavía no sé si el educar a un hijo es una constante evaluación para los padres; siempre nos dijeron que nadie nos enseña a ser padres, pero al parecer sí, nuestras experiencias, nuestros errores y nuestros fracasos al final repercuten en la manera en la que educamos a nuestros hijos.

Nos esforzamos en que aquellas personas que dependen de nosotros los primeros años de sus vidas, y tal vez toda la vida, no “sufran” lo que nosotros sufrimos, que no se enfrenten a las “carencias” a las que nos enfrentamos nosotros. En principio suena muy lógico y natural. Pero este principio lo establecemos nosotros por no ser capaces de disfrutar lo que vivimos, por anhelar lo que quisiéramos haber vivido o que nuestros hijos vivan.

En este afán, hemos vuelto a nuestros hijos y a estas generaciones mas intolerantes a los “fracasos”, mal interpretando estos como algo que simplemente no es como ellos quieren. Los sobre-protegemos haciendo todo por ellos y para ellos. Los volvemos inútiles al solucionar todos sus problemas, al hablar al colegio a la mínima situación que nos parezca inadecuada. Todo esto lo hacemos sin darnos cuenta que les estamos quitando la oportunidad de equivocarse y resolver sus propios problemas, sin darnos cuenta que hoy es el momento justo para obligarlos o dejarlos equivocarse, porque es hoy cuando podemos estar ahí, dando opiniones y consejos, ayudándolos a crecer y madurar, ¿o qué, esperamos que si hoy solucionamos todo su entorno, mañana tengan la capacidad de resolver cualquier situación por sí solos?

Esta persona que está acostumbrada a que hoy la autoridad siempre tiene que ser cuestionada, podrá ser la misma persona que mañana acepte a un jefe con diferente opinión o simplemente sea un jefe que acepte algún cuestionamiento, ¡no lo creo!

Hoy es el momento de recibir las críticas y opiniones como oportunidades para mejorar, hoy es el momento de enseñar a nuestros hijos que todo es una consecuencia, que no hay premios y castigos, que vivimos en una etapa en la que exigimos sin dar, y eso no es correcto. Una época en la que esperamos cambios sin nosotros cambiar en nada. Que vemos más hacia afuera que hacia adentro.

Yo en lo personal, como padre de familia, deseo de todo corazón que mi hijo se equivoque, que se caiga, porque hoy estaré ahí para ayudar, para acompañar y para vivir junto a él esta etapa; mañana no sé si estaré. Pero sí estoy seguro de que a mi lado se cayó tantas veces, las mismas veces que se levantó, él sabrá levantarse por sí solo y sabrá enfrentar la vida como él simplemente quiera. Si hoy le doy las herramientas, si hoy lo dejo solo pero sin perderle la vista, mañana estaré seguro de que sabrá que aunque no esté con él, llevará algo de mí siempre.

Gracias hijo por equivocarte y por dejarme estar a tu lado para ver cómo has aprendido a levantarte siempre.

¡Te amo hijo!

Mike Vivanco
Padre de Familia - Comunidad Lomas Hill
Imagen de Pixabay

domingo, 14 de octubre de 2018

Cómo salir adelante en situaciones difíciles con nuestros hijos

Las emociones mueven los comportamientos de nuestros hijos y a veces les pedimos que se controlen, que no actúen de determinada manera o que no reaccionen, sin considerar lo que está sucediendo en su interior y la dificultad que están teniendo para lograrlo.

Las palabras no son suficientes para que los niños o adolescentes controlen su comportamiento, tampoco los castigos, amenazas, condiciones, premios y en ocasiones tampoco las consecuencias por muy lógicas que nos parezcan.

Lo que debemos considerar: 

  • Cuando los niños agreden lo que está atorado en su interior es una emoción llamada frustración que no ha tenido una salida adecuada y por eso surge como agresión. 
  • La frustración es una emoción primaria que todos sentimos cuando algo no va como esperamos. 
  • La primera salida para la frustración es que haya un cambio en la causa de la frustración, esto a veces es posible, pero a veces no, ya que no podemos controlar todo lo que sucede en nuestra vida. 
  • Causas de frustración (enfermedad, rechazo, muerte, no ser el mejor, no ser elegido, no ser amado, nacimiento de un hermano, separación) 
  • La segunda salida de la frustración son las lágrimas, cuando nuestro cerebro registra la impotencia de nuestros intentos por cambiar la realidad y no lograrlo. Las lágrimas logran sacar todas esas toxinas de nuestro cuerpo y permite al cerebro registrar que podemos resistir y salir adelante (resiliencia), sin embargo llorar a veces es un proceso que se encuentra atorado por muchas razones (cultura, no quiero ser vulnerable, no se vale, no se permite) 
  • La tercera salida es que el niño pueda integrar su impulso con las consecuencias de actuar de esa manera, y eso requiere de madurez y también de poder equilibrar estas dos fuerzas (le quiero pegar pero lo puedo lastimar o me voy a meter en problemas). Eso es lo que esperaríamos todos los papás que ocurriera, pero este razonamiento no es fácil para un niño atorado, un niño pequeño o cualquier persona que está dominada por su emoción (Aunque existe esta alternativa, después de templar, también hay que llorar para mantenernos en salud emocional). Templar es un proceso que puede darse a partir de los cinco años, no antes, considerando también que el desarrollo afectivo ha sido el adecuado y el niño encuentra espacios seguros para mover y expresar sus emociones.

Por lo tanto...

Pelearnos con las conductas de nuestros hijos solo va a generar más frustración y muy posiblemente más agresión convirtiéndose esto en un círculo vicioso que ni ayuda a nuestro hijo, deteriora la relación y el problema puede aumentar significativamente.

El Dr. Neufeld habla del Manejo de incidentes para guiar nuestro actuar cuando estas
situaciones se presenten y poderlas abordar en un futuro cercano; cuando nuestras
emociones sean menos intensas y las de nuestro hijo también. Si quiero intervenir
sancionando, dando consejo, etc. en el momento del incidente el cerebro del niño no
estará receptivo para esa intervención.

Manejo de incidentes:

1. Marca la infracción de manera sencilla (si es necesario).
2. Puentea el problema de conducta (El niño o adolescente debe percibir que la
relación puede resistir ese incidente, y sin sobreprotegerlo saber que se va a
resolver).
3. Trata de controlar la situación que se presenta buscando conservar tu integridad y
la de tu hijo (no trates de controlar al niño ni al adolescente, si están fuera de
control).
4. Sal del problema lo más pronto posible.
5. Planea retomar la situación cuando las emociones sean menos intensas y en un
momento en el que la relación está activa y en buenos términos.
Cuando se aborda la situación, se establece el límite necesario a partir de describir el
evento. También se puede ayudar al niño o adolescente a través de guiones que le ayuden
a huir de situaciones conflictiva cuando logre detectar que está a punto de reaccionar y
salir de la situación a tiempo.

Ejemplos:

  • Cuando estés a punto de contestarle a tu maestra pide permiso y ve al baño…
  • Cuando veas que estás enfureciéndote corre a otro lugar, eso será más fácil de
  • resolver que cuando ya pegaste…
  • Cuando algo no te guste de lo que te dé tu tía, me lo dices en bajito y lo
  • arreglamos.
  • Los guiones sirven para que el niño actúe como si fuera maduro aunque no lo sea y le
  • hacen ver que estamos de su lado, en lugar de pelearnos con lo que no está pudiendo
  • controlar.

Cuando sientas… haz…

A veces nuestros hijos se sienten vulnerables, no saben lo que les está pasando, tienen emociones que no saben qué hacer con ellas y los padres somos los responsables de ayudarlos a:

  • Buscar formas de expresión que no dañen. 
  • Relacionarse con sus emociones (sentirlas, a veces llorar). 
  • Nombrarlas 
  • Reflexionar (es el último proceso, no el primero).

En ocasiones será necesario promover erupciones de agresión controlada mientras el niño madura o si está atorado (pegarle a un cojín, gritar, patear una pelota, pintar, gritar, correr).

“Las únicas emociones que dañan son aquellas que no se expresan”
Juconi

Material adaptado del modelo del Dr. Neufeld.
Francisca Castillo Hernández
Facilitadora certificada
Imagen de Pixabay

lunes, 8 de octubre de 2018

Screen time: menos tiempo de pantalla para tus hijos.

No cabe duda que una de las grandes preocupaciones de hoy en día es cuánto tiempo pasan nuestros hijos frente a sus dispositivos. Apple, la misma compañía que inició esta locura, nos está proveyendo de una solución integrada dentro de la nueva versión de su sistema operativo móvil iOS 12: Screen time o Tiempo de uso en español.

Como su nombre indica, Screen time es una aplicación que sirve para medir el tiempo que pasamos usando nuestros dispositivos, sin embargo no se trata sólo de saber cuánto tiempo, sino que nos proporcionará información tan detallada como queramos sobre el uso que damos a nuestro iPhone o iPad. Desde qué categoría de aplicaciones usamos más, hasta en qué apps específicas pasamos exactamente cuánto tiempo.

Pero Screen time va mucho más allá de sólo medir, es una verdadera herramienta reguladora del uso de nuestros dispositivos. En los siguientes párrafos veremos cómo podemos configurar Screen Time para medir y regular el tiempo que nuestros hijos pasan frente a sus dispositivos.

Configurando Screen Time

Primero que nada, debemos tener todos nuestros dispositivos actualizados a iOS 12. Esta actualización fue muy liviana en comparación con versiones previas y se instala de forma relativamente rápida, dependiendo del modelo de nuestro dispositivo. En mi experiencia con un iPhone 8 plus la actualización tardó aproximadamente 20 minutos, desde solicitar la descarga, instalar y configurar.

Durante la configuración de iOS el sistema nos preguntará si queremos configurar Screen Time o queremos hacerlo después. En realidad no hay mucho que configurar en este punto, con dar clic en continuar seguiremos adelante con la actualización y podremos usar nuestro dispositivo rápidamente.

Una vez que hemos vuelto a nuestra pantalla de inicio podemos proceder a Ajustes y veremos que ahora hay una nueva opción llamada Screen time. Si tocamos esta opción se desplegarán todas las opciones de Tiempo de uso y hasta el fondo encontrarán una opción llamada “Activar Screen Time” que al tocarla nos pedirá crear un passcode (igual al que hacemos para desbloquear el dispositivo) y… ¡listo! Screen time ya ha sido activado… en tu propio dispositivo.

y Ahora el de nuestros hijos…

El siguiente paso requiere que previamente hayas configurado el dispositivo de tu hijo o hija con un Apple ID de menor de edad que es parte de tu familia. Si aún no lo has hecho, te recomiendo que leas el artículo En familia e ID de Apple para tu hijo/a del sitio de soporte de Apple. De hecho, una vez que se activa Screen Time en tu teléfono los dispositivos de tus hijos que ya estén actualizados a iOS 12 aparecerán de inmediato, siempre y cuando ya los hayas tenido configurados como parte de tu familia.

Aquí es donde comienza lo interesante. Screen Time consta de 4 ajustes principales:

1) Tiempo de inactividad (Downtime)

Nos permite configurar tiempos en los cuales el dispositivo no estará disponible para su uso, bloqueando casi todas las apps. Las únicas apps que no se bloquean por default son el teléfono, mensajes, FaceTime y Mapas; pero podemos configurar más aplicaciones que no se bloqueen en caso de ser necesario.

Para configurar un tiempo de inactividad sólo debemos activar el ajuste (selector de arriba a la derecha) y posteriormente establecer una hora de inicio y una hora de finalización. Sólo es posible configurar un periodo a la vez, por lo que si queremos tener más de uno será cuestión de entrar a la configuración una vez pasado el primer tiempo de inactividad y configurar una nueva hora de inicio y fin.

2) Límite de uso de apps (App Limits)

Con este ajuste podemos establecer límites a las apps por categorías, por ejemplo, si queremos limitar el tiempo que dedican nuestros hijos a jugar, podemos establecer que sólo sea posible jugar durante un tiempo determinado al día. Es importante notar que este ajuste no discrimina qué juego es el que usas. Ya sea que tu hijo juegue Ajedrez o Fortnite, el tiempo se descontará indistintamente; Para evitar bloquear cosas que no deseamos, usaremos el siguiente ajuste.

3) Siempre permitido (Always allowed)

Este ajuste hace exactamente lo contrario al límite de uso de apps, permitiendo que hagamos uso de una aplicación todo el tiempo. Por ejemplo supongamos que hemos bloqueado la categoría Redes sociales eso bloqueará Instagram, pero también WhatsApp, por lo que podemos ir a Siempre permitido para permitir el acceso a WhatsApp siempre, o como en el caso del bloqueo a los juegos, podemos bloquear los juegos, pero permitir siempre Ajedrez.

4) Restricciones de contenido y privacidad (Content & Privacy Restrictions)

Este ajuste no es nuevo, existía antes dentro de las restricciones de iOS y su funcionamiento sigue siendo muy similar: Primero se debe activar esta opción y posteriormente se elige de cada categoría que está permitido y qué no. Por ejemplo, si así lo deseamos podemos evitar que se instalen o borren aplicaciones del dispositivo o incluso evitar por completo las compras dentro de las aplicaciones.

Aquí también es donde podemos configurar las restricciones de contenido, las cuales son muy útiles para evitar que los niños tengan acceso a temas inapropiados, ya sea en iTunes (descarga de música, películas o videos), Libros de Apple Books, Apps, sitios web e incluso bloquea lenguaje explícito.

Uno de los problemas que encontré al iniciar el uso de Screen Time en el iPad de mi hija es que me solicitó activar la autenticación de dos pasos para poder unir las estadísticas de su iPad y su iPhone.

Por si no lo conocen, la autenticación de dos pasos o dos factores es una capa más de seguridad para cualquier contraseña, ya que no es suficiente con introducir la contraseña de nuestro dispositivo, además en muchos casos nos pedirá una segunda clave, la cual es enviada a uno de nuestros dispositivos configurados para permitir hacer uso del mismo.

En lo personal, tengo configurado dicho sistema, pero de sólo pensar en lo que implicaría ponerle esa segunda verificación a un adolescente de secundaria, que muchas veces no recuerdan su propia contraseña, me da vértigo. Al final, no fue necesario activar la autenticación de dos factores y, aunque Screen time no me une las estadísticas de sus dos dispositivos, puedo ver ambos por separado en la misma pantalla sin problemas.

Recomendaciones de uso de Screen Time

Primero que nada, tomemos aire profundamente… y dejemos pasar una semana. Lo mejor de Screen Time viene con el tiempo, específicamente, los reportes. Resulta muy frustrante abrir Screen time para encontrar un reporte de uso vacío, o de 2 minutos únicamente. Algo que hay que tomar en cuenta es que la información de Screen Time se guarda localmente, es decir, se guarda en el iPhone o iPad. Esto quiere decir que para poder entrar a ver la información de nuestros hijos ambos dispositivos deben tener una conexión activa a internet, ya que los datos se descargan al momento de ser requeridos.

Una vez que tengamos reportes listos es posible actuar sobre asuntos específicos. En mi experiencia, ser extremadamente restrictivo con el uso de los dispositivos es igual de malo que ser demasiado laxo. Uno de los principales aliados que podemos tener es Downtime, el cual bloqueará todo y está pensado para momentos en los que queremos que los niños no estén en sus dispositivos, por ejemplo, durante la noche.

Con límite de apps podemos moldear el uso del dispositivo, algo muy útil cuando no necesariamente queremos evitar su uso, sino que se le dé buen uso. Hoy por hoy, muchos colegios solicitan que los alumnos hagan uso de sus dispositivos y esto deja abierto a que a veces se le de mal uso en horas de clase, o en las tardes para hacer las tareas, por ejemplo. Si limitamos el uso de aplicaciones de juego, el iPad o iPhone seguirá siendo funcional en todas las demás aplicaciones, pero limitará a un tiempo específico la categoría seleccionada.

Este ajuste es muy útil para controlar situaciones como las que se han presentado con el juego Fortnite, que ha generado controversia por ser, a decir de muchos, altamente adictivo. Para saber más de este tema los invito a que lean el artículo Fortnite: una guía para padres de Mariana Resa.

Por otro lado, las restricciones de contenidos y privacidad son un ajuste esencial en muchos casos, aunque no tan sencillo de configurar ya que, para empezar, tiene muchas secciones que pueden llegar a confundir a cualquiera y, por otro lado, a veces dichas restricciones no funcionan como uno quisiera.

El clásico ejemplo de esto es Youtube: la famosa aplicación de video sobre demanda tiene una clasificación en el app store de 17+ eso quiere decir que si en restricciones de contenido ajustamos las apps para cualquier rango de edad inferior, Youtube no podrá instalarse en ese dispositivo, lo cual desde mi humilde punto de vista está bien para niños de menos de 10 años, pero para niños o adolescentes de 13-14 resulta demasiado problemático ya que o les permitimos apps de 17+ o simplemente no tendrán Youtube.

El hoyo en el sistema
Como todo sistema, Screen Time no es infalible y algunos niños ya han encontrado diferentes formas de saltarse las restricciones.
Continuando con el ejemplo de youtube, es muy posible que esta sea una de esas apps que como padres queremos limitar, así que ajustamos el límite de uso a 1 hora de Youtube diaria. Pero un niño en Estados Unidos encontró una solución muy creativa: desde antes se comparte los videos usando iMessage. La aplicación de mensajería de iOS es una de las que nunca se restringe por default y desde ahí es posible abrir los videos. Screen Time ni se inmuta, pues no está haciendo uso de Youtube, sino de otra aplicación completamente diferente.

Otro caso que se ha reportado es que si se desinstala y reinstala una aplicación, su contador de uso vuelve a 0. Permitiendo que el niño siga usando la aplicación aún después de haber sido bloqueada. Esto se puede arreglar agregando una restricción más: no desinstalar o, todavía más rudo, no instalar.

Finalmente, en otro caso se reportó que si se adelanta el reloj del dispositivo hasta que piense que es el siguiente día Screen Time es engañado y lo permite. Al 99% de los niños no les va a importar que sus dispositivos vayan varias horas o incluso varios días adelante de la realidad con tal de conseguir una hora más de Snapchat o Instagram.

Recomendaciones finales
Es innegable que los dispositivos móviles cambiaron radicalmente la dinámica familiar y social del mundo. Pasamos cada vez más tiempo con la cara metida en la pantalla y aunque este artículo se enfoca principalmente en nuestros hijos e hijas, debo ser franco y reconocer: este problema es mío también.

Mis estadísticas de Screen Time me dan miedo. Tengo una marcada tendencia hacia redes sociales y juegos, en total (entre mi iPhone y mi iPad) dedico más de 2 horas a Twitter por ejemplo. Eso sí fue un pequeño shock (puedo escuchar a mi esposa diciéndome “te lo dije”). Así que es probable que pronto me ponga restricciones a mí mismo.

¿Y nuestros hijos? mi recomendación es que mientras más nos comuniquemos con nuestros hijos y les hagamos ver las razones para controlar el uso de estos dispositivos, el uso de Screen Time será mucho más exitoso. Si bien es cierto que podemos tener un control aún más férreo si combinamos Screen time con un acceso temporizado a Internet usando un Airport Extreme, por ejemplo, como mencionaba anteriormente, un control excesivo sólo hará que los niños busquen con mayor ahínco cómo saltarse las restricciones.

Más allá de dejar que Screen time se encargue de todo, hablemos con ellos, hagamos acuerdos donde no solo ellos, sino nadie, pueda usar el celular, por ejemplo a la hora de la comida o cena, y así educaremos, más que imponer.

Miguel Angel Rangel
Mercadólogo, Emprendedor y Profesor. Apple Distinguished Educator y Google Certified Innovator, Orientando a los profesores y colegios para que apliquen la tecnología en el aula para mejorar los procesos de aprendizaje.