domingo, 24 de junio de 2018

Te pido que recuerdes el día que llegó a tu casa por primera vez tu bebé.

En esta temporada de graduaciones, hay muchas emociones encontradas: las nuevas aventuras, la nostalgia de dejar atrás una etapa… Ya sea el paso a la primaria, a la secundaria, la prepa o la universidad, las graduaciones tienen siempre una energía muy especial.

Hace un año tuve el honor de ser invitada a la graduación de los pequeñitos de Kinder 3 del Colegio Lomas Hill. Me invitaron a ser oradora y dar un mensaje a los chiquitos y a sus papás.



Mi discurso hizo llorar a algunos asistentes, pero debo confesar que yo también solté las lágrimas al ver y entender lo importante que es este día para esos alumnos y sus familias.

Así que, con el afán de hacer un homenaje a las familias que ahora celebran una graduación de cualquiera de sus miembros, les comparto y dedico el mismo discurso. Espero que les guste.

Muy buenos días.

Antes que nada, muchas gracias a Annette y a Lomas Hill por el honor de invitarme a este evento tan especial, gracias a ustedes papás por permitirme ser parte de este momento y muchas gracias a los graduados por compartirme un ratito de su día.

Quiero empezar por pedirles a los papás y mamás que cierren un momentito los ojos para recordar un día en especial.

Te pido que recuerdes el día, de hace unos 5 o 6 años, cuando llegó a tu casa por primera vez tu hijo. Acuérdate de la sensación que había en casa, de esta nueva energía, de este silencio muy especial que hay cuando un recién nacido está dormido…

Abran sus ojos… Han pasado 5 o 6 años de mucha historia. Han habido muchas primeras veces. La primera vez que cambiaste un pañal en la madrugada, la primera vez que tu bebé se quedó dormido en tus brazos, la primera vez que te sonrió con la mejor sonrisa sin dientes. La primera vez que tuviste que decidir si comías con sueño o dormías con hambre… ¡a eso nos llevan los recién nacidos!

Hubo alguna noche, cuando por primera vez te sentaste en medio de la oscuridad de tu casa y te sentiste una mala mamá o un mal papá… Y llegó por primera vez una sensación abrumadora de responsabilidad al saber que este pequeño ser humano dependía completamente de ti. Por primera vez supiste lo que era el cansancio realmente extremo y reconociste la fortaleza tan increíble que hay dentro de ti.

Acuérdate de la primera vez que se sentó, sus primeros pasos y sus primeras palabras. El primer día que le pusiste un uniforme y lo llevaste a la escuela y lo entregaste a su miss, en medio de lágrimas. El primer día de clases siempre hay lágrimas, ya sea del niño o de sus papás…

graduacionesHan pasado muchos días de clases, de tareas, de levantarse muy temprano para que no los deje el camión de la escuela. Ha habido actividades del Star of the Week, miniolimpiadas y Family Days. Tu hijo y tú han ido construyendo, poco a poco, con cada uno de esos días, el primer escalón que hoy están subiendo juntos. Así como tomabas su manita para acompañar sus primeros pasos, el día de hoy están viviendo un gran logro, tomados de la mano.

Estos pequeñitos han pasado por los primeros años de su vida escolar y hoy celebramos con ellos su primera graduación. Tu hijo y tú están viviendo una nueva primera vez y de todo corazón los felicito a ambos: a los niños por su esfuerzo, su empeño, sus tareas y su disposición y humildad por aprender.

A ustedes, papás, los felicito porque también es un logro de ustedes; yo sé todo lo que significa el haber recibido a un bebecito en casa aquel primer día y criarlo, cuidarlo y formarlo para que 6 años después, sea un niño o una niña grande y se vaya a la primaria.

Y ahora que sus hijos entran a una nueva etapa, también lo hace su familia. Los niños van necesitando diferentes cosas de nosotros conforme van creciendo… Ahora que inician la primaria y que van siendo niños más grandes, nosotros los papás tenemos que crecer con ellos, evolucionar e ir convirtiéndonos en los papás de niños grandes. Los invito a seguir educando en el amor, en los valores, en los límites y la disciplina que cada uno de sus hijos necesita. Esa disciplina y esos límites, establecidos desde el amor y el respeto, son vitales para formar en sus hijos una sana autoestima, una firme confianza en sí mismos y la tranquilidad para ellos de que papá y mamá creen en ellos, los respetan, los cuidan y los respaldan.

Quiero agradecerles el que estén hoy aquí, porque significa que ustedes han decidido dar a este país y a este mundo un ser humano de bien, educado, informado y con valores. Gracias por comprometerse con sus hijos, por regalarles lo más valioso que pueden recibir, que es su educación.

A todos los directivos, maestros y personal de Lomas Hill, gracias por ser y hacer equipo con las familias en la formación de estos pequeñitos. Gracias por cuidar de ellos, por la confianza que nos da el saber que están desarrollando todo su potencial y por el cariño con el que reciben a lo más grande y más valioso que tenemos los papás, que son nuestros hijos.

Papás, los felicito, los admiro y los respeto mucho. Muchísimas felicidades.

Y a los pequeñitos, gracias por su alegría, por enseñarnos todos los días con su inocencia y su sonrisa, por hacer sus tareas, por poner atención en sus clases… Quiero decirles que papá y mamá están muy orgullosos de ustedes y pedirles que cuando termine el evento de hoy me prometan que van a correr a abrazar a sus papás y a darles las gracias por todo lo que han hecho por ustedes desde que eran muy bebés.

Yo les pido que que hoy celebren mucho este éxito que han logrado como familia. Y que sigan así, unidos, de la mano, dando nuevos pasos y subiendo más escalones. Las familias somos el cimiento de la sociedad y hoy más que nunca, necesitamos estar fuertes y llenar de amor los corazones de estos pequeños, para que la nueva generación sea de hombres y mujeres comprensivos, compasivos, generosos y llenos de paz.

Mucha suerte a todos en esta nueva aventura de la primaria; espero que sea una experiencia maravillosa e inolvidable. Todo mi cariño y mis felicitaciones para ustedes… que pasen un día inolvidable y unas felices vacaciones.

Muchas gracias.

Paola Castro

Acerca de Paola:
Soy mamá de gemelas: un par de princesas que me enseñaron que los sueños se convierten en realidad. Aprendí a leer y escribir a los tres años y desde entonces me encantan las letras en todas sus presentaciones. Ahora las uso para contar mis experiencias como mamá y la vida me ha llevado a escribir mi primer libro: Las Netas de la Maternidad. Sígueme en @NetasMaternidad. Me encuentras también en mi blog personal La New y en Facebook Las Netas de la Maternidad

Anécdotas y experiencias de una nueva mamá de gemelas. Soy autora del libro Las Netas de la Maternidad. Sígueme en @netasmaternidad y en mi página de Facebook.

sábado, 23 de junio de 2018

Hay una maravillosa satisfacción en ser nuestra mejor versión. Siempre.

Agradezco enormemente la oportunidad de estar el día de hoy aquí. Es un honor poder compartir este momento tan importante con ustedes. Un momento emocionante, sin duda. Se termina primaria. Están listos para ir a secundaria. Una nueva etapa llena de retos, conocimientos, amigos, fiestas, aprendizaje…

Cuando iniciaron primero de primaria, ¿podían imaginarse cómo serían ahora? ¿Su manera de pensar, razonar, sentir y ver la vida?  ¿No verdad?  De la misma manera, es difícil imaginar cómo serán cuando salgan de prepa, de la Universidad, si van a casarse, o tener hijos… Y es que la vida es una caja de sorpresas. Es un trayecto que solamente puede vivirse en vivo.

Seguramente, han escuchado a personas mayores sentir nostalgia por su juventud. A personas decirles que aprovechen al máximo este momento, porque no va a repetirse. Y créanme, no es un sermón de papás, o de abuelos. Es una verdad inequívoca. Es un consejo que con la experiencia van a valorar:

Aprovechen cada instante que están viviendo ahora, disfrútenlo.
Si en este momento pudiera darles un consejo sería, vive el hoy en plenitud. Pon tu atención en cada cosa que haces. No pierdas la capacidad de asombro de lo que pasa en un día al parecer cotidiano y trivial. A qué personas nuevas conoces, las conversaciones con tus seres queridos, a lo que sabe un nuevo platillo, a qué huele tu casa, cuál es la melodía y letra de tus canciones favoritas, fíjate en la sensación del aire sobre tu cara, siente el calor del sol, o el sonido de una tarde de lluvia. El olor a tierra mojada, a café, a campo. La sonrisa de una persona desconocida, el placer de realizar una tarea bien hecha, y lo bien que se siente hacer una buena obra por alguien.

La lista es interminable. Determina en dónde está tu presente, no disperses tu atención, y busca ser feliz sólo ese instante. Cuando tú rescatas un instante presente, lo rescatas toda una eternidad. No menosprecies ningún momento de tu vida. Ninguno, por más insustancial que te parezca, es pequeño o banal.

Haz de tu vida cotidiana, tu obra maestra. Pon todo tu talento, atención, ideas, amor y genialidad en crear una vida feliz.

El momento que acaba de suceder, cuando llegaron a este salón y se sentaron. Ya es pasado. El momento que vendrá, la comida de hoy, qué harán mañana, es futuro. Lo único seguro que tenemos, es este momento, este segundo que estamos viviendo. Vivámoslo en plenitud de presencia. No es casualidad que regalo y presente, sean sinónimos.

Asegúrense que cuando les pregunten “¿Qué quieren ser de grandes?”, haya sin dudarlo, una misma respuesta en común. Quiero ser feliz.

Sigan sus sueños, pero si la vida les cambia el rumbo, disfruten el momento. Diviértanse, gocen el camino. De eso se trata la vida.

Agradezcan. No he encontrado mayor fuente de abundancia que el agradecimiento. Aún las personas que en apariencia no tienen nada, tienen algo que agradecer. El simple hecho de estar vivo, de respirar, de tener la oportunidad de diseñar tu vida cada día, es un privilegio en sí mismo.

Al lugar a donde vayan, den lo mejor de sí mismos. No importa si los demás responden igual o no. Hay una maravillosa satisfacción en ser nuestra mejor versión. Siempre.

Empieza una etapa muy emocionante, la más, tal vez. En donde comenzamos a tomar decisiones importantes, a qué prepa van a ir, de qué amigos se van a rodear, a qué dirán sí, y a qué “no, gracias”. Porque de una u otra forma, las decisiones nos definen. La libertad nos da la maravillosa sensación de ser dueños de nosotros mismos, pero es cierto que también, trae consigo una gran responsabilidad. 
La libertad conlleva una gran dosis de compromiso, y eso hay que tenerlo claro para iniciar este camino. Porque ser libre no me da derecho a pasar sobre la libertad de los otros, me exige honestidad, y valor para distinguir entre lo que me corresponde, y lo que es responsabilidad de otro. Me lleva a la claridad en mis límites, que marca una línea cristalina entre lo que permito y lo que delego, entre lo que doy, y recibo sin expectativas.

Cuando hablamos de responsabilidad no hay medias tintas. Es, o no es. No puedo hacerme sólo un poco responsable de lo que me sucede. No hay posibilidad de hacernos a un lado cuando de nuestras elecciones se trata.

Todo viene de la mano. Derechos y obligaciones. Un gran aprendizaje, aunado a una increíble diversión.

Felicidades por todo su esfuerzo. Hoy, pueden festejar los frutos de su trabajo en estos 6 años.

Aprovechen cada cosa que aprendieron, tanto académicamente como en experiencias de vida, valores, errores, aciertos, lecciones…

Sigan formándose en amor, porque ustedes son la esperanza de un mundo ávido de seres humanos creados en conciencia. Yo, trato de recordar todos los días, que poner amor en todo lo que hago, generará amor en mi mundo. Porque no se sale a buscar amor en las calles. Si quieres amor, tendrás que crearlo. Tienes que ponerlo tú. El amor me lleva a ser la mejor persona que puedo ser.
Salgan a compartirse desde sus propios valores, y no se olviden de disfrutar del trayecto.

Felicidades a todos.

Marcela Heredia.
Marcela es en principio, madre de familia integrante de la comunidad Lomas Hill desde hace 9 años.  Actualmente, se desempeña como Directora Corporativa de operaciones de Televisa, con más de 26 años de experiencia en el ámbito de las comunicaciones. Es licenciada en Ciencias de la comunicación social por la Universidad Anáhuac, y cuenta con un postgrado en “Global leadership for women” impartido por el Instituto de Empresa, Business school, en Madrid, España.
Titulada también como  “Master coach en desarrollo humano”, adentrándose en diversas técnicas y vertientes dentro del ámbito del desarrollo humano y espiritual.  Certificada como guía de meditación y terapista Thetahealer.
En los últimos años, se ha desempeñado como conferencista internacional.
Imparte distintos cursos y talleres vivenciales con el objetivo de lograr el máximo desarrollo del potencial interno y crecimiento espiritual de los seres humanos.
Escritora del libro “Para ser feliz, primero hay que ser valiente”, en el que explora conceptos básicos para expandir la conciencia, y reconocer el valor que se necesita para conocernos internamente, redefiniendo creencias para tomar responsabilidad en la búsqueda de una vida en plenitud.



viernes, 22 de junio de 2018

La mejor escuela es la que hace felices a tus hijos.

Me siento muy honrada de estar el día de hoy con ustedes, y agradezco profundamente a Lomas Hill por haberme invitado a este evento.

He sido miembro de la Comunidad Lomas Hill por más de 9 años. Tengo 3 hijos, y los 3 iniciaron la increíble experiencia escolar desde los 5 meses. Soy una mamá como muchas de ustedes con 2 turnos, uno de mínimo de 8 horas en la oficina y el otro de 16 en casa, lo cual ha representado un gran reto.

He dedicado 18 años de mi vida a trabajar en el mundo financiero, y gran parte de ese tiempo he estudiado una de mis más grandes pasiones, la prevención de lavado de dinero en México y el mundo. He aprendido los más complejos modelos financieros de valuación y de riesgos. Y me he desarrollado en un ambiente en su mayoría conformado por hombres. Sin duda alguna, el trabajo más complicado a lo largo de mi vida ha sido el ser mamá, pero sin miedo a equivocarme les digo que también es el más increíble y gratificante.

No les cuento nada nuevo, cada día es un reto. Vivimos en una era de redes sociales y cámaras por todos lados. Eso hace la labor de padres mucho más complicada de lo que lo tenían nuestros padres. Y la infancia y adolescencia lo es aún un mayor reto.

Muchos amigos me preguntan cómo hacer para elegir una escuela y estar complemente seguros de que es la adecuada. Creo que la mejor escuela es donde los niños son felices y se sienten complemente seguros. Lo demás lo aprenderán, de mejor o peor manera, pero lo aprenderán. La seguridad y la felicidad no se adquieren en cualquier lado.

Nosotros escogimos Lomas Hill porque no es solo una escuela, sino que es una comunidad, es una gran familia, porque nuestros hijos aprenden hábitos no solo de nuestras casas y de la escuela, sino de las casas de cada uno de los compañeros y amigos que viven con ellos a diario.

Esta es nuestra comunidad y por lo tanto tenemos que darle alimento sano para que crezca de la mejor manera, necesitamos un país mejor y tenemos una gran responsabilidad de enseñar a nuestros hijos cómo es ese mejor país que buscamos.

En ocasiones es cansado llegar a casa a revisar tareas con los niños, a bañarlos, jugar en ellos, cuando lo único que quieres es sentarte en aquel sillón comodísimo a ver la tele o a leer un libro. Pero el tiempo pasa muy rápido, cuando voltees la cara ellos ya no quieren jugar ni estar contigo. Habrá entonces cosas más importantes que hacer.

Enseñemos a nuestros hijos el verdadero valor de la vida, que aprendan que ellos pueden hacer todo lo que quieran, solo basta que se lo propongan. No importa lo que elijan y lo complejo que pueda ser basta con tener el coraje y poner el corazón en todo lo que hagan.

Abrácenlos todos los días, recuérdenles cuánto los aman y que el trabajo más importante en su vida es protegerlos, cuidarlos y hacerlos felices. Déjenlos dormir con ustedes cuando tengan miedo, cuando estén enfermos, que es lo que más forjará su carácter. Háganles saber que aunque no estamos todo el tiempo con ellos, pensamos y hacemos todo para ellos. Despídanlos todos los días con un beso y un abrazo y díganles cuánto los aman y lo importante que son para ustedes.

Enseñemos a nuestros hijos a volar muy alto, nuestro país necesita más gente positiva.

Angélica Orozco.

sábado, 16 de junio de 2018

No puedes poseer el tiempo, pero puedes usarlo a tu favor.

Estimados miembros del Cuerpo Directivo, distinguidos miembros del Presidium, graduandos, padres de familia y comunidad Lomas Hill: agradezco el honor que me han conferido al invitarme a participar en tan importante evento.

Esta invitación hizo que mi memoria viajara a la década de los 80’s cuando yo estaba sentado en el lugar que ustedes están ocupando en este momento.

Cuando pasé de secundaria a prepa, nunca entendí que en términos generales hay 2 caminos… ahora los explico. Yo, simplemente flotaba o fluía, ¡no tenía claro nada! Era una época de mucha confusión: la situación en mi casa, el cambio, los cuates. Todo.

Por un lado veía a aquellos compañeros que estaban presentes en clases, que participaban que se esforzaban y que al mismo tiempo se podían divertir. Que al ser evaluados les iba bien. En pocas palabras, habían elegido un camino y habían entendido que hay tiempo para todo y que solamente hay que saberlo administrar.  Mientras tanto yo, seguía flotando. 

El primer año así, fluí o floté como lo digo yo, trataba de llevar el ritmo de trabajo y esfuerzo del primer grupo y la vida de diversión de los segundos. En el fondo sabía cual era el camino correcto, pero el segundo era tan divertido, tan lleno de locuras y adrenalina así que el tiempo pasó y yo no tuve la fuerza y el valor para decidir cambiar el rumbo. Y esto, claro, tuvo sus consecuencias. ¡No lo logré!!! ¡Fallé!!! ¡El mundo se me caía, el remordimiento me maltrataba a su antojo y mi mamá… a ella también le había fallado! Sin duda, era lo peor que había hecho.  

Por otro lado, aquellos que se habían esforzado, que habían logrado identificar los tiempos correctamente ahora disfrutaban y gozaban. Yo, me lamentaba y trabajaba a marchas forzadas para aprobar todas las materias. El tiempo me cobró mi indecisión, pero con un costo más caro, mucho más caro. Tiré el dinero y el esfuerzo de mi mamá, perdí a mi generación, me cambié de escuela porque no iba a aguantar no graduarme con ellos.

Cuando tome la decisión de corregir, era muy tarde. Hoy les puedo decir que no haber sabido identificar los caminos y los tiempos me quitó, mejor dicho, me quité oportunidades y le “robé tiempo a mi vida” porque simplemente tuve que repetir el primer año de prepa… lamentable, ¿no creen?

Me sobrepuse, corregí el camino estudié lo más fuerte que pude para el siguiente año, logré obtener una beca en la universidad, tengo un postgrado y estoy estudiando una segunda carrera universitaria. 

¿Qué viene para ustedes? ¡Una época en su vida espectacular!

  • Más libertad, pero más responsabilidad.
  • Decisiones personales y con ellas sus propias recompensas y consecuencias. 
  • Mucha más gente entrando en sus vidas. Gente apropiada y no apropiada aquí es donde la selección de los caminos cobra una especial relevancia, piénsenlo y aprendan de los errores ajenos. 
  • No permitan que nadie los obligue a hacer algo que ustedes saben en el fondo que no es el camino que se debe seguir. 
  • Actúen con integridad, sean honestos, acaten la ley, honren los valores de sus familias y trabajen duro… ese es el verdadero camino correcto. 
  • Sus padres, su familia es fundamental en su camino, no la alejen, no la pierdan. 
  • Hablen con ellos, conversen de sus problemas y de sus conflictos pero nunca dejen de hacerlo. La confianza y el amor que su familia les da, jamás se comparará con nada en el mundo. 
  • No permitan que la mala elección de un camino les robe la paz ni el tiempo como me pasó a mi. 
  • ¡El aprendizaje no necesariamente debe de doler!!
  • Nunca dejen de ayudar a quien lo necesita, es clave para seguir en el camino correcto.
  • Cuiden su imagen, todo es público, nada se borra. 
Ahora, permítanme terminar con una cita de un General condecorado de los Estados Unidos que fue Secretario de Estado del 2001-2005, Colin Powell:
“There are no secrets to success. It is the result of preparation, hard work and learning from failure”

“No hay secretos para el éxito. Es el resultado de la preparación, el trabajo duro y aprender del fracaso” 


Felipe Alvarado.


lunes, 11 de junio de 2018

Dimensions of Sexuality

There is no simple way to approach sexuality within a child-appropriate environment, as everything that has to do with children is a melting pot of opinions, core beliefs, religious views, and evidence-based facts. Furthermore, sexuality is, and unfortunately will remain, a taboo subject for many. And as such, mixing both with this mirriad of variables makes discussing child and teen sexuality a foggy subject, and one prone to controversy.

The purpose of this blog entry however, is to shed light at those evidence-based facts that might help disperse the fog and bring clarity.  It is not meant to be a youth-audience reading, although a guided reading of the article by teens and youth could be beneficial.

Sexuality is often mistaken for sensuality, erotisism, or sexual intercourse, yet it is a simplistic and often missguided way to see sexuality. Sexuality is the manifestation of life forces that guide us towards creation. It plays a dominant role in life and it is a moving energy than could culminate with an encounter with another being.

For the purpose of this entry, let us assume two dimensions of sexuality, the private and the community dimensions. The community refers to all aspect to do with social regulations, and how sexuality permeates communal spaces, from interaction with others to legislation. The private includes the inner aspects of sexuality, the biological aspects, the interpersonal relationships, etc. An excellent example of the differences can be observed in Sex and Gender.

Sex refers to physical or physiological differences between males and females, including both primary sex characteristics (the reproductive system) and secondary characteristics such as height and muscularity. Gender is a term that refers to social or cultural distinctions associated with being male or female. Gender identity is the extent to which one identifies as being either masculine or feminine (Little, 2017)

Another aspect that may fit in the private dimension is sexual preference, were an individual may present preferences or attraction towards a particular sex. Hetero and homosexuals strongly prefer one sex over the other. This is however not restrictive, as preferences tend to be, (Bisexuals) and also non mandatory, as some individuals may no present attraction towards any sex (Asexuals). Now, aspects become more complex because, as mentioned above, it is not just a physical aspect of attraction but it may be a romantic, or intellectual, or an aesthetical attraction. Each has been classified and named in the past decade or so bringing within itself the complexity of trying to categorize human differences.

In 1948, Kinsey proposed on of the first treaties in sexuality in his book  “Sexual Behaviour of the Human Male”. And even though at the time it was regarded as scandalous by some and innovative by others, it is now the scientific bases of sexual research. In it, Kinsey proposes a serious withdrawal from the dichotomous idea of sexual preferences and more of a continuum, where a broader range of possibilities exists. The broader concept is now widely accepted as the way forward, no only in sexual preferences but as mentioned before, in sexuality in general.

Both private and communal dimensions of sexuality tend to mix without much thought to the matter, and there is nothing inherently wrong about doing to. For example, in art, we usually observe the many aspects of the artists sexuality presented towards a communal audiences. And in private, an individual might find themself restricted to share aspects of their sexuality due to a community’s legal sayings. Nude artwork, usually depicting female bodies, is a staple of many galleries and renowned museums. Erotic art and pornography are specifically designed to generate arousal. Local legislation may allow certain manifestation of sexuality but punishes others.

There is no intent to discussing the value or lack of it of the mixture of both dimension. But we can propose a tint for a more diverse looking glass to assist in the personal development of postures. Modern psychology proposes the idea of not right or wrong, but of functionality, both of an individual ownself and a community. Is an aspect of sexuality harmful to and individual, or to a society? Is this aspect harming the individual and its community? Evidence based answers should be used, and opinions avoided as much as possible.


Mtro. Camilo Morales H.
Departamento de desarrollo personal social y emocional 
Campus Cuajimalpa

domingo, 3 de junio de 2018

Cuando los papás se “casan” con la escuela

Hoy por hoy las alternativas académicas son infinitas. Escuelas hay de todos los colores, sabores y para todos los gustos. Una vez que como padres hemos elegido el centro educativo en el que nuestros hijos pasarán muchas horas; es muy importante sellar ese compromiso con una palabra clave: confianza.

Muchos de los que tenemos hijos en edades escolares vivimos una realidad muy diferente como alumnos cuando ibamos a la escuela. Eran otros tiempos sin duda. ¿Quién no recuerda llegar a casa a la hora de la comida y tener miedo de comentar que traíamos un reporte en la libreta de tareas? ¡Uyy! Segurito nos iba “como chancla”.

Hoy las cosas han cambiado. Empezando por los horarios; en estos días, nuestros hijos pueden llegar a casa incluso después de comer y haber participado en algún taller deportivo o académico. Incluso, en una de esas, ya ni libreta de tareas: ahora es Google Classroom. Además, los colegios han adoptado tendencias y metodologías más humanistas que tienen otras perspectivas para aplicar consecuencias e implementar las reglas; por lo cual seguramente no habría mensaje sino una llamada para poder tratar de manera personal si es que hay alguna situación conductual que atender.

Con todo esto, nos damos cuenta cuán radicalmente se ha transformado la educación. Y muchas veces, no nos detenemos a reflexionar sobre las decisiones o la información que nos llega (por cualquier vía: ya sea nuestros hijos, el chat de whatsapp de las mamás, o el ‘chisme’ en facebook) y actuamos como si el colegio que elegimos para nuestros peques, fuera nuestro peor enemigo.


Hoy igual que ayer, es indispensable que los padres de familia se comprometan con el colegio de sus hijos en pro de ellos. Los beneficiados de una relación de confianza y de productividad son primordialmente ellos: nuestros hijos. Y claro que queremos lo mejor para ellos. Los colegios también.


Esta confianza se construye a base de comunicación: amplia y oportuna. Si tienes la sensación de que algo no va bien, una situación concreta te genera inquietud, lo ideal es acercarse cuanto antes a la escuela: sacar una cita directamente con la/las personas que están involucradas y que pueden resolver. Hablar de manera clara y saber identificar los hechos y las emociones que vienen por añadidura. Muchas veces el simple hecho de sentirnos escuchados; de saber que la otra parte está al tanto de lo que sucede y los sentimientos que nos evoca, sirve para aliviar mucho del malestar. Otras veces no, pero el diálogo es el mejor camino para la solución de un problema. Es igual de importante colaborar; convertirnos en parte de la solución en vez de perpetuar la discordia.

Ten siempre presente la razón por la cual elegiste ese colegio para el tesoro más importante de tu vida. Ténlo presente y compártelo con tus hijos; que ellos sepan que su mamá/papá, o ambos, eligieron el “mejor colegio del mundo” para ellos. Haz que se sientan orgullosos de estar en la institución; de esta manera estaremos generando pertenencia y bienestar en ellos, sentaremos las bases para que construyan relaciones positivas, con optimismo y entusiasmo de vivir. Así, estaremos fomentando la generación de una comunidad sólida, de gente positiva, con armonía y valores similares. ¿No queremos todos algo así?

Mariana Resa
International Education Specialist