No puedes poseer el tiempo, pero puedes usarlo a tu favor.

Estimados miembros del Cuerpo Directivo, distinguidos miembros del Presidium, graduandos, padres de familia y comunidad Lomas Hill: agradezco el honor que me han conferido al invitarme a participar en tan importante evento.

Esta invitación hizo que mi memoria viajara a la década de los 80’s cuando yo estaba sentado en el lugar que ustedes están ocupando en este momento.

Cuando pasé de secundaria a prepa, nunca entendí que en términos generales hay 2 caminos… ahora los explico. Yo, simplemente flotaba o fluía, ¡no tenía claro nada! Era una época de mucha confusión: la situación en mi casa, el cambio, los cuates. Todo.

Por un lado veía a aquellos compañeros que estaban presentes en clases, que participaban que se esforzaban y que al mismo tiempo se podían divertir. Que al ser evaluados les iba bien. En pocas palabras, habían elegido un camino y habían entendido que hay tiempo para todo y que solamente hay que saberlo administrar.  Mientras tanto yo, seguía flotando. 

El primer año así, fluí o floté como lo digo yo, trataba de llevar el ritmo de trabajo y esfuerzo del primer grupo y la vida de diversión de los segundos. En el fondo sabía cual era el camino correcto, pero el segundo era tan divertido, tan lleno de locuras y adrenalina así que el tiempo pasó y yo no tuve la fuerza y el valor para decidir cambiar el rumbo. Y esto, claro, tuvo sus consecuencias. ¡No lo logré!!! ¡Fallé!!! ¡El mundo se me caía, el remordimiento me maltrataba a su antojo y mi mamá… a ella también le había fallado! Sin duda, era lo peor que había hecho.  

Por otro lado, aquellos que se habían esforzado, que habían logrado identificar los tiempos correctamente ahora disfrutaban y gozaban. Yo, me lamentaba y trabajaba a marchas forzadas para aprobar todas las materias. El tiempo me cobró mi indecisión, pero con un costo más caro, mucho más caro. Tiré el dinero y el esfuerzo de mi mamá, perdí a mi generación, me cambié de escuela porque no iba a aguantar no graduarme con ellos.

Cuando tome la decisión de corregir, era muy tarde. Hoy les puedo decir que no haber sabido identificar los caminos y los tiempos me quitó, mejor dicho, me quité oportunidades y le “robé tiempo a mi vida” porque simplemente tuve que repetir el primer año de prepa… lamentable, ¿no creen?

Me sobrepuse, corregí el camino estudié lo más fuerte que pude para el siguiente año, logré obtener una beca en la universidad, tengo un postgrado y estoy estudiando una segunda carrera universitaria. 

¿Qué viene para ustedes? ¡Una época en su vida espectacular!

  • Más libertad, pero más responsabilidad.
  • Decisiones personales y con ellas sus propias recompensas y consecuencias. 
  • Mucha más gente entrando en sus vidas. Gente apropiada y no apropiada aquí es donde la selección de los caminos cobra una especial relevancia, piénsenlo y aprendan de los errores ajenos. 
  • No permitan que nadie los obligue a hacer algo que ustedes saben en el fondo que no es el camino que se debe seguir. 
  • Actúen con integridad, sean honestos, acaten la ley, honren los valores de sus familias y trabajen duro… ese es el verdadero camino correcto. 
  • Sus padres, su familia es fundamental en su camino, no la alejen, no la pierdan. 
  • Hablen con ellos, conversen de sus problemas y de sus conflictos pero nunca dejen de hacerlo. La confianza y el amor que su familia les da, jamás se comparará con nada en el mundo. 
  • No permitan que la mala elección de un camino les robe la paz ni el tiempo como me pasó a mi. 
  • ¡El aprendizaje no necesariamente debe de doler!!
  • Nunca dejen de ayudar a quien lo necesita, es clave para seguir en el camino correcto.
  • Cuiden su imagen, todo es público, nada se borra. 
Ahora, permítanme terminar con una cita de un General condecorado de los Estados Unidos que fue Secretario de Estado del 2001-2005, Colin Powell:
“There are no secrets to success. It is the result of preparation, hard work and learning from failure”

“No hay secretos para el éxito. Es el resultado de la preparación, el trabajo duro y aprender del fracaso” 


Felipe Alvarado.
www.lomashill.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

Juan y su viaje a Júpiter

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Los riesgos de Tik Tok para nuestros niños.