sábado, 23 de junio de 2018

Hay una maravillosa satisfacción en ser nuestra mejor versión. Siempre.

Agradezco enormemente la oportunidad de estar el día de hoy aquí. Es un honor poder compartir este momento tan importante con ustedes. Un momento emocionante, sin duda. Se termina primaria. Están listos para ir a secundaria. Una nueva etapa llena de retos, conocimientos, amigos, fiestas, aprendizaje…

Cuando iniciaron primero de primaria, ¿podían imaginarse cómo serían ahora? ¿Su manera de pensar, razonar, sentir y ver la vida?  ¿No verdad?  De la misma manera, es difícil imaginar cómo serán cuando salgan de prepa, de la Universidad, si van a casarse, o tener hijos… Y es que la vida es una caja de sorpresas. Es un trayecto que solamente puede vivirse en vivo.

Seguramente, han escuchado a personas mayores sentir nostalgia por su juventud. A personas decirles que aprovechen al máximo este momento, porque no va a repetirse. Y créanme, no es un sermón de papás, o de abuelos. Es una verdad inequívoca. Es un consejo que con la experiencia van a valorar:

Aprovechen cada instante que están viviendo ahora, disfrútenlo.
Si en este momento pudiera darles un consejo sería, vive el hoy en plenitud. Pon tu atención en cada cosa que haces. No pierdas la capacidad de asombro de lo que pasa en un día al parecer cotidiano y trivial. A qué personas nuevas conoces, las conversaciones con tus seres queridos, a lo que sabe un nuevo platillo, a qué huele tu casa, cuál es la melodía y letra de tus canciones favoritas, fíjate en la sensación del aire sobre tu cara, siente el calor del sol, o el sonido de una tarde de lluvia. El olor a tierra mojada, a café, a campo. La sonrisa de una persona desconocida, el placer de realizar una tarea bien hecha, y lo bien que se siente hacer una buena obra por alguien.

La lista es interminable. Determina en dónde está tu presente, no disperses tu atención, y busca ser feliz sólo ese instante. Cuando tú rescatas un instante presente, lo rescatas toda una eternidad. No menosprecies ningún momento de tu vida. Ninguno, por más insustancial que te parezca, es pequeño o banal.

Haz de tu vida cotidiana, tu obra maestra. Pon todo tu talento, atención, ideas, amor y genialidad en crear una vida feliz.

El momento que acaba de suceder, cuando llegaron a este salón y se sentaron. Ya es pasado. El momento que vendrá, la comida de hoy, qué harán mañana, es futuro. Lo único seguro que tenemos, es este momento, este segundo que estamos viviendo. Vivámoslo en plenitud de presencia. No es casualidad que regalo y presente, sean sinónimos.

Asegúrense que cuando les pregunten “¿Qué quieren ser de grandes?”, haya sin dudarlo, una misma respuesta en común. Quiero ser feliz.

Sigan sus sueños, pero si la vida les cambia el rumbo, disfruten el momento. Diviértanse, gocen el camino. De eso se trata la vida.

Agradezcan. No he encontrado mayor fuente de abundancia que el agradecimiento. Aún las personas que en apariencia no tienen nada, tienen algo que agradecer. El simple hecho de estar vivo, de respirar, de tener la oportunidad de diseñar tu vida cada día, es un privilegio en sí mismo.

Al lugar a donde vayan, den lo mejor de sí mismos. No importa si los demás responden igual o no. Hay una maravillosa satisfacción en ser nuestra mejor versión. Siempre.

Empieza una etapa muy emocionante, la más, tal vez. En donde comenzamos a tomar decisiones importantes, a qué prepa van a ir, de qué amigos se van a rodear, a qué dirán sí, y a qué “no, gracias”. Porque de una u otra forma, las decisiones nos definen. La libertad nos da la maravillosa sensación de ser dueños de nosotros mismos, pero es cierto que también, trae consigo una gran responsabilidad. 
La libertad conlleva una gran dosis de compromiso, y eso hay que tenerlo claro para iniciar este camino. Porque ser libre no me da derecho a pasar sobre la libertad de los otros, me exige honestidad, y valor para distinguir entre lo que me corresponde, y lo que es responsabilidad de otro. Me lleva a la claridad en mis límites, que marca una línea cristalina entre lo que permito y lo que delego, entre lo que doy, y recibo sin expectativas.

Cuando hablamos de responsabilidad no hay medias tintas. Es, o no es. No puedo hacerme sólo un poco responsable de lo que me sucede. No hay posibilidad de hacernos a un lado cuando de nuestras elecciones se trata.

Todo viene de la mano. Derechos y obligaciones. Un gran aprendizaje, aunado a una increíble diversión.

Felicidades por todo su esfuerzo. Hoy, pueden festejar los frutos de su trabajo en estos 6 años.

Aprovechen cada cosa que aprendieron, tanto académicamente como en experiencias de vida, valores, errores, aciertos, lecciones…

Sigan formándose en amor, porque ustedes son la esperanza de un mundo ávido de seres humanos creados en conciencia. Yo, trato de recordar todos los días, que poner amor en todo lo que hago, generará amor en mi mundo. Porque no se sale a buscar amor en las calles. Si quieres amor, tendrás que crearlo. Tienes que ponerlo tú. El amor me lleva a ser la mejor persona que puedo ser.
Salgan a compartirse desde sus propios valores, y no se olviden de disfrutar del trayecto.

Felicidades a todos.

Marcela Heredia.
Marcela es en principio, madre de familia integrante de la comunidad Lomas Hill desde hace 9 años.  Actualmente, se desempeña como Directora Corporativa de operaciones de Televisa, con más de 26 años de experiencia en el ámbito de las comunicaciones. Es licenciada en Ciencias de la comunicación social por la Universidad Anáhuac, y cuenta con un postgrado en “Global leadership for women” impartido por el Instituto de Empresa, Business school, en Madrid, España.
Titulada también como  “Master coach en desarrollo humano”, adentrándose en diversas técnicas y vertientes dentro del ámbito del desarrollo humano y espiritual.  Certificada como guía de meditación y terapista Thetahealer.
En los últimos años, se ha desempeñado como conferencista internacional.
Imparte distintos cursos y talleres vivenciales con el objetivo de lograr el máximo desarrollo del potencial interno y crecimiento espiritual de los seres humanos.
Escritora del libro “Para ser feliz, primero hay que ser valiente”, en el que explora conceptos básicos para expandir la conciencia, y reconocer el valor que se necesita para conocernos internamente, redefiniendo creencias para tomar responsabilidad en la búsqueda de una vida en plenitud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario