¿Cómo mejorar los hábitos escolares en casa?

Muchas veces me he preguntado: ¿A quiénes le disgustan más las tareas, a los padres o a los hijos?  La lucha frecuente por completar las tareas es real y una que puede generar animosidad entre padres e hijos.

Afortunadamente, existen muchas herramientas que pueden apoyarnos para que este momento no sea uno amargo; sino una oportunidad para desarrollar en nuestros hijos los hábitos de responsabilidad e independencia al momento de realizar sus tareas y dedicar tiempo a los estudios; habilidades que sin duda les serán útiles el resto de su vida académica e incluso laboral y personal.

El maestro Masaaki Imai desarrolló un simple pero efectivo sistema progresivo y paulatino que el día de hoy quiero compartir con ustedes. Es una fórmula sencilla que funciona con chicos y grandes. El secreto de esta técnica es: la constancia.

Este plan consiste en dedicar un minuto (¡sí! únicamente un minuto) a aquella tarea o actividad que más trabajo nos cuesta; en este caso: que nuestros hijos se sienten a realizar sus tareas escolares. Es vital que este minuto sea dedicado de manera diaria alrededor de la misma hora. Un minuto es un tiempo que chicos y grandes pueden dedicar sin demasiado postergar, negociar o generar una lucha de poder entre padres e hijos.

Una vez que ya resulta sencillo y natural el realizar la misma actividad por espacio de un minuto, se pueden incorporar, paulatinamente más minutos (de 5 en 5) para lograr vencer la resistencia y convertirlo en un hábito: en algo que se hace por iniciativa y de manera disciplinada. Al poco tiempo notarán cómo el ejercicio de realizar las tareas y tiempo de estudio se vuelve una actividad incorporada a nuestra rutina que no genera incomodidad o pesar.

Este sistema se conoce como “la regla del minuto” o el “método Kaizen” que se basa en la calidad con un enfoque empresarial. El vocablo -Kaizen- se conforma de dos palabras japonesas: -Kai- que significa cambio y -Zen- que se refiere a sabiduría. Es así que el método alude a realizar cambios con conciencia, con inteligencia para incorporar lo positivo a la vida cotidiana.

Si ustedes lo desean, pueden aplicar esta regla del minuto a prácticamente cualquier actividad doméstica o necesaria para nuestros hijos. Formarlos en hábitos, disciplina y responsabilidad es nuestra tarea como padres. Estos límites y orden en sus labores diarias les permiten desarrollarse armónicamente, entender los comportamientos humanos sociales y convertirse en miembros activos, funcionales y participativos de la sociedad.

Mariana Resa
Vice Principal
Lomas Hill International School
www.lomashill.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

Are we training students in the right path?

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter