Lo emocional, parte importante en el preescolar.

Llevo muchos años trabajando con niños en edad preescolar y estoy convencida de que la parte emocional es lo más importante en esta etapa y que al tener esta parte emocional estable, lo académico viene de la mano.

Me pregunto, ¿Por qué los papás buscan colegios en donde a los 4 años los niños, lean, escriban, hagan sumas, restas y piensan que la parte académica es lo más importante para triunfar en la vida?

Les quiero dar mi opinión, sin educación emocional, no hay oportunidad de resolver problemas y aprender. En el preescolar hay que ayudarle a los niños a identificar lo que sienten y en donde sienten las emociones, en la panza, en la garganta o en la cabeza. Ayudar a reconocerlas, expresarlas y darles el tiempo para que la suelten y la identifiquen.  Es importante darles herramientas para regular las emociones y así evitar la baja autoestima, inseguridad y comportamientos compulsivos.

La inteligencia emocional es la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados anímicos, es tener la destreza para saber que pasa en el propio cuerpo, qué sentimos;  contar con las herramientas para reconocer aquello que no nos gusta y motivarnos a salir adelante, tener empatía y habilidades sociales.
El desarrollo de las emociones es más importante que saber leer y resolver ecuaciones. Debemos ayudar a los niños a tener resiliencia y salir adelante cuando algo les angustia o no les gusta, acompañarlos en lugar de evitar que vivan experiencias en las cuales lloran, se frustran o se enojan; acompañarlos a identificar estas cosas, como seguir y expresar la emoción. Claro que para lograr esto, debemos de tener una inteligencia emocional resuelta y estar pendiente de las necesidades y emociones de los niños para ayudarlos a reconocerlas y acompañarlos a auto motivarse y seguir adelante.

Los padres de familia y maestros debemos escuchar para entender las necesidades de los niños y darles las herramientas, no minimizar lo que sienten y permitir que estas emociones se vivan.  ¿Quién no se ha sentido enojado alguna vez o se ha sentido triste? Son cosas que suceden y que tenemos que aprender a sentir y expresar.

Debemos ayudar a los niños para que identifiquen sus emociones y darles siempre opciones que les servirán toda su vida.  Por ejemplo:  

  • Estás enojado porque quieres jugar con el teléfono pero ahorita no te lo voy a prestar, puedes jugar con el tren o con la muñeca, escoge alguno.
  • No te quieres bañar; decide, te quieres bañar llorando o con un juguete feliz.


Siempre hay que hacerles ver que hay opciones y consecuencias en la vida.

Mónica Cervantes Desouches Colegio Lomas Hill Dirección Campus Santa Fe
www.lomashill.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Are we training students in the right path?

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter