Lo que siento, lo que soy.


¿Qué es lo primero que piensas al escuchar la palabra EMOCIONES? Cierra los ojos, visualiza un día cotidiano: amanece, estás en cama, suena tu despertador, piensas en lo que debes hacer, decides o no darle cinco minutos más al reloj, te levantas, haces dos, tres pendientes caseros, te metes a bañar; ¿qué ropa te vas a poner? Das los buenos días… ¿a quién?, ¿en qué modo lo harás, con un beso, palabras? Alistas a tus hijos, o no, vas al trabajo, al super, al gimnasio, vas manejando, ¿vas cantando?, ¿qué canción es?, ¿observas a la gente en la calle?, ¿qué vas pensando?, ¿cedes el paso?... ¿ERES FELIZ? 
Cierto, están “de moda” el manejo de emociones, la inteligencia emocional, ¿por qué escuchamos cada vez más estas materias? Lo realmente interesante de esto es que se está volteando a ver un aspecto clave que rige nuestro comportamiento y al cual jamás habíamos visto o escuchado, estaba en “modo avión” y lo poco que veíamos estaba o está completamente torcido, pero comenzamos a enderezarlo, a darle forma, a ponerle cara, tamaño y nombre, comenzamos a conocerlo para hacerlo nuestro mejor aliado: nuestras emociones.
El 70% de nuestro funcionamiento y rendimiento como individuos en cualquier escenario depende de nuestro estado emocional, es decir, CASI TODO lo que yo haga, diga, vea, escuche, decida, vista, coma, beba, etcétera, dependerá de mi estado emocional, por eso es tal la importancia de conocerlas, aceptarlas como son y llevarme muy bien con ellas para lograr manejarlas adecuadamente y no que ellas me manejen a mí.
 Crecimos en una cultura en la cual las emociones con tintes negativos no son permitidas ni social ni ética ni profesional ni personalmente, es decir, no se permite enojarse, llorar, sentir envidia, miedo, frustración, celos, en fin, lo tenemos tan bien aprendido que al instante en que sentimos cualquiera de las anteriores en automático además, sentimos culpa, vergüenza, pena, nos sentimos inferiores, débiles, etcétera, cuando todas las personas sobre la Tierra sentimos todas las anteriores y muchas más lo cual no me hace una persona miedosa, frustrada, enojona, aburrida, celosa… Hoy somos adultos y lo más grave de todo es que no sabemos lidiar con los conflictos de ningún tipo, estamos luchando interna y constantemente con lo me enseñaron “que debo hacer, parecer, y ser”, contra “lo que soy”, ¿y qué es lo que somos?: emociones, ni positivas ni negativas, sólo emociones, mismas que no nos hacen personas ni buenas ni malas, simplemente personas, y al reconocerme como tal, obtengo una ganancia para toda la vida: SEGURIDAD, la cual me dará la tranquilidad para identificar, nombrar, reconocer y asumir una emoción, y ese es el primer paso a la felicidad. Las emociones asumidas no generan culpa, las emociones asumidas generan personas sanas, seguras de sí, y por ende FELICES. UNA PERSONA SANA, ES UNA PERSONA FELIZ, Y UNA PERSONA FELIZ ES SOCIALMENTE FUNCIONAL.  

Así que por todo lo anterior, las emociones negativas no existen, más bien: Todas las emociones con tintes negativos bien digeridas, son positivas.
El objetivo es estar conscientes de cada emoción, de vivirla como tal, sin culpas, sin pena, con franca honestidad, y sin lastimar a nadie. Se vale enojarse, se vale gritar, se vale llorar, se vale celar, se vale vivir; vívete a conciencia y con responsabilidad, disfruta y valora cada pizca de emoción que sientas vibrar en tu cuerpo, ya que justo eso es lo que eres, y como seas, eres maravilloso. Sembrémoslo en nuestros pequeños. 
María Paz Torchia Núñez 
Lic. Educación Preescolar
Campus Santa Fe
www.lomashill.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter

Los riesgos de Tik Tok para nuestros niños.