Prevención y Broncoaspiración en un niño.


La broncoaspiración se define como el paso de sustancias de la faringe hacia la laringe y la tráquea.

Generalmente son sustancias que se han ingerido como líquidos, alimentos mal masticados o contenidos gastrointestinales que fluyen desde el estómago. También pueden ser cuerpos extraños como juguetes o algún objeto que el menor esté utilizando.

En los bebés o niños pequeños es común que los objetos que tengan en las manos sean llevados a boca y aspirarlos de forma inadvertida, provocando asfixia.


Los síntomas que se presentan cuando un bebé o niño presenta una broncoaspiración son:
       Dificultad para respirar.
       Tos
       Ruido al respirar (estridor) o respiración ruidosa.
       Cambios de timbre de voz (disfonía).
       Cambios de coloración.
       Coloración azulada de los labios o la piel (cianosis). 
   Pérdida de la conciencia (desmayo).
¿Que debemos hacer en caso de una broncoaspiración?

Lo primordial y urgente es extraer el objeto de las vías respiratorias por medio de maniobras de primeros auxilios.

1.     Abra la boca del menor.
2.     En caso de observar el cuerpo extraño dentro de la boca (faringe) realizar la maniobra de gancho con los dedos para tratar de alcanzar el objeto extraño y extraerlo.
3.     En caso de no observar el objeto es necesario realizar la maniobra de desobstrucción.
 Maniobra de desobstrucción.

Es una serie de compresiones abdominales bajo el diafragma. Crea una presión que empuja (sube) el diafragma hacia la cavidad torácica, con el cual aumenta la presión en los pulmones, favoreciendo la expulsión de objeto.

Medidas de prevención.

       La prevención es lo más eficaz.para evitar una broncoaspiración, lo mejor es observar en todo momento a los pequeños.
       Invitelos a permanecer sentados y con una conducta adecuada, a la hora de tomar alimentos.
       Vigilar que los niños no se lleven objetos muy pequeños a la boca.(revisar que los botones de su ropa, estén fijos y bien ajustados).
       A la hora del sueño y descanso, no cubrir de sábanas, cobijas o almohadas en exceso. (evite juguetes en la cama o cuna)
       Dormir a los pequeños en posición supina (boca arriba), si un bebé tiene antecedentes de reflujo, deberá colocarlos en la posición que su médico le indique.
       Los bebés deben alimentarse en brazos y asegurarse de que eructe periódicamente. para que libere el aire que queda atrapado en el estómago.

www.lomashill.com




Comentarios

Entradas populares de este blog

Juan y su viaje a Júpiter

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Los riesgos de Tik Tok para nuestros niños.