Body positive, educar en aceptación

 "Los niños a menudo sienten la presión para ajustarse a los ideales corporales que nuestra sociedad ha establecido, lo que puede resultar en patrones de alimentación y ejercicio desordenados". Chelsea Edwards, nutricionista.

En este nuevo movimiento de vivir en bienestar y de hacer las paces con nuestro cuerpo, seguramente ya te encontraste con el término body positive y quién sabe, quizá lo estás integrando a tu vida, de ser así ¡te felicitamos! Si no es el caso, te platicamos de qué trata y por qué deberíamos fomentarlo en nuestros hijos, sin importar su género o su edad. 


Esta visión positiva del cuerpo se centra en reconciliarnos con lo que vemos todos los días en el espejo. Se trata de hacer visible que hay una gran variedad de cuerpos con diferentes características, pesos, alturas y colores; que ninguno es más o menos bello y, sobre todo, que nadie debería angustiarse por cumplir estándares de belleza que están totalmente alejados de la realidad.  


Con esta idea en mente, el body positive busca que hombres y mujeres vivan en salud y en bienestar físico y emocional. ¿No sería ideal que niños y adolescentes vivieran también en esta libertad de aceptarse y quererse tal y como son? 


Para nuestra fortuna, se puede lograr. Aquí te decimos cómo hacerlo: 


1. Sé un modelo positivo: La confianza comienza en ti, elige hablar de ti mismo con respeto y aprecio, señala todo lo que te gusta de ti y reconoce todo lo que tu cuerpo te permite hacer. Evita expresarte de la comida con culpa, mejor adopta hábitos más saludables y habla de ellos como una medida de salud, no como un medio para agradar más o perder peso. 


2. Enseña autoaceptación. Un estudio de JAMA Pediatrics encontró que las niñas de 10 años tienen más probabilidades de alcanzar un peso dañino si algún miembro de la familia abordaba negativamente su apariencia física. Así que hablar de autoaceptación es parte importante de la construcción de su confianza, elogia sus habilidades -no sus atributos físicos- destaca las características que lo hacen único, deja que persiga intereses propios y apóyalo. Muy importante, déjale claro que tu amor es incondicional, no importan si reprueban una materia o pierden un partido de futbol, tu cariño no disminuye. 


Foto: Ekaterina Bolovtsova en Pexels


3. Habla sobre el "cuerpo perfecto". Enfoca la conversación en la salud, no comentes nada sobre su apariencia física; hazle saber que los cuerpos vienen en todas las formas, tamaños y colores. A medida que se acercan a la pubertad, háblales sobre los cambios que sufrirán, ayúdalos a pensar críticamente sobre estándares de belleza poco realistas o estereotipos de género.


4. Alienta la actividad física. Anímalos a mantenerse activos. ¿De qué manera? De la que mejor les funcione, no necesitan gimnasios, pueden empezar con caminatas o paseos en bici.


5. Crea conexiones positivas con la comida. La alimentación no debe asociarse con premios ni con culpa, en su lugar, fomenta comidas equilibradas y saludables, no prohíbas grupos alimenticios o golosinas, enséñales sobre porciones.

 

Enseñar a los niños sobre body positive interrumpe el ciclo dañino de restricciones alimentarias, control de peso, ansiedad y depresión por su inconformidad corporal. Hacerlo desde edades tempranas les dará la seguridad para que la presión social no sea un factor que provoque hábitos nocivos. 

 

  

FUENTE: How to teach your kids about body positivity. Northwest Primary Care.

The body positive movement for children and how to teach it. Kait Hanson. Today. Marzo 2020.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Are we training students in the right path?

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter