Cómo evitar que los adolescentes fumen

 

En México hay 74 mil menores de 17 años que fuman en promedio 5.8 cigarros al día. 

De los 15 millones de fumadores que hay en el país, el 5% están entre los 12 y 17 años. 


Por sí solas estas cifras son preocupantes, si sumamos que el tabaco condiciona el desarrollo en los jóvenes, terminan de encenderse todas las alarmas, así que empecemos por entender por qué los adolescentes empiezan a fumar


  • Toman el hábito de los adultos con las mismas justificaciones que pueden ser aliviar el estrés, relajarse, mantenerse despiertos, etc.
  • Se sienten presionados por su grupo social.
  • Buscan desafiar a la autoridad.
  • Lo ven como una moda.
  • Se ven influenciados por los medios. 



Muchos consumidores de tabaco comenzaron antes de los 18 años, la mayoría no esperaba que se convirtiera en una adicción, por ello es mucho más fácil no empezar a fumar en lo absoluto. Aquí te van algunos consejos para hablar sobre el tabaquismo con los niños:


  • directo y honesto con que no quieres que fumen cigarros tradicionales, ni electrónicos, ni shishas (pipas orientales que se usan para fumar en grupo, generalmente se emplea para fumar tabaco de sabores). 
  • Comunica el mensaje de forma clara y constante. 
  • Inicia la conversación desde los 5 o 6 años y continúa a lo largo del tiempo.
  • Explícales los peligros para la salud, así como los aspectos físicos desagradables, como el mal aliento, los dientes amarillos y las manchas en las uñas y piel.
  • Sé insistente en que el uso de cigarros electrónicos también tiene efectos negativos en la salud.
  • Enséñales cómo rechazarlos.
  • Da un buen ejemplo no fumando. Si eres fumador habla con ellos sobre lo difícil que es dejarlo pero lo importante que es para recuperar tu salud y evitar enfermedades crónicas. 
  • Si lo atrapas fumando en lugar de amenazarlo encuentra la forma de descubrir por qué lo hace, hablen sobre ello y ponte en la disposición de ayudarlo a que lo deje. 


Veamos los riesgos:


  • La nicotina es altamente adictiva y no tiene ningún beneficio. 
  • A largo plazo aumenta la posibilidad de padecer enfermedades cardiacas y pulmonares crónicas.
  • Aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, garganta, estómago y vejiga.
  • Provoca tos crónica, aumento de esputo, enfisema y bronquitis.
  • Se reduce la función pulmonar y se presenta una obstrucción de las vías respiratorias. 
  • La frecuencia cardiaca incrementa.
  • Provoca problemas de visión y aumento de dolores de cabeza.
  • Debilita los huesos. 
  • Favorece padecimientos en la piel como psoriasis.
  • Facilita las lesiones deportivas comunes y alarga el proceso de recuperación.


Con toda esta información trabaja en casa para mantener tu ambiente libre de humo. 


Fuente: Why Kids Start Smoking. American Lung Association. Marzo 2020.

Smoking. Teens Health from Nemours. Septiembre 2019.

Jóvenes lideran estadística de fumadores en México. Universidad Autónoma de Nuevo León. Mayo 2019.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Are we training students in the right path?

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter