La pandemia aumenta la frecuencia de trastornos alimenticios

 Los trastornos de conducta alimentaria (TCA) son enfermedades mentales graves que se relacionan con comportamientos nocivos asociados a la excesiva atención al peso, la comida y a la imagen corporal.  En México, cada año se registran alrededor de 22 mil casos, según el Instituto Mexicano del Seguro Social, con mayor frecuencia anorexia, bulimia y trastorno por atracón (ingesta incontrolada de alimentos). 

 

Los TCA provocan daños en el corazón, el aparato digestivo, los huesos, los dientes, la boca, que repercuten en otras enfermedades, sin mencionar los daños emocionales. Con frecuencia se manifiestan en la adolescencia y en la adultez temprana en la mayoría de los casos, aunque en los últimos años se ha detectado en más jóvenes.

 

Ya que hay un fuerte factor emocional en el desarrollo de estos desordenes, la pandemia ha contribuido en el incremento de casos, pero empecemos por atender los detonantes. 

 

¿Cómo inician los TCA?

 

Empecemos por reconocer que la actitud de los niños frente a la comida es totalmente aprendida, el comportamiento que como adulto tienes con la alimentación es una influencia para ellos, a esto se le suma la percepción que tienen de su cuerpo, el estrés y hasta el acoso escolar. 

 

Los problemas surgen cuando niños y adolescentes distorsionan su relación con la comida y la usan para ayudarse a lidiar con sentimientos dolorosos o contra el estrés. También pueden enfrentar temores por subir de peso y restringir la comida o comer de más, incluso puede haber un cambio en la percepción que tienen de su físico.

 

Cualquiera que sea el inicio, los problemas alimentarios suelen ser síntomas de un problema subyacente que debe identificarse, entenderse y tratarse. 



Foto de Polina Tankilevitch en Pexels

 

TCA en pandemia

 

La anorexia nerviosa, la bulimia, la obesidad o los atracones tienen influencia externa como el estilo de vida y la educación familiar; al añadir las restricciones sociales de la pandemia, el mayor uso de redes sociales, la incertidumbre y el miedo, los adolescentes viven en vulnerabilidad. 

 

El aislamiento ha modificado las rutinas de todos, pero en la adolescencia provoca desestabilidad en los hábitos alimenticios, el ejercicio y los horarios del sueño. Mención aparte del tiempo que pasan en línea y la comparación entre sus cuerpos y lo que ven representado en las pantallas.

 

Una encuesta de Common Sense Media encontró que las búsquedas de jóvenes sobre fitness y ejercicioocuparon el segundo lugar en el 2020, después de temas relacionados con Covid 19 y antes que las búsquedas sobre ansiedad, estrés y depresión. Pero el problema no es lo que buscan, sino lo que encuentran: “thinspiration”, “fitspiration”, ambas apologías a la extrema delgadez y a los cuerpos esculpidos poco reales. 

 

 

¿Cuándo preocuparte?

 

Cuando:

·      Hay una pérdida de peso repentina. 

·      Se vuelve reservado para comer o notas que los alimentos se terminan con mayor rapidez.

·      Hay una obsesión por la alimentación, conteo de calorías, sentimiento de culpa o ansiedad por comer, si se niega a comer grupos alimenticios completos

·      Si ha expresado insatisfacción por su cuerpo.

·      Hace demasiado ejercicio o acumula alimentos.

·      Si busca el aislamiento más de lo habitual.

·      Tiene muchos y muy bruscos cambios de humor.

 

Evitar normalizar las dietas, a no ser que sean necesarias y que se hagan bajo prescripción médica, es una buena forma de ayudar a que niños y jóvenes desarrollen un TCA.  Si desde pequeños asocian el momento de comer con un espacio donde se sienten cómodos y la comunicación fluye, será mucho más difícil que caigan en estos desordenes.

 

 

Los TCA no se limitan a un género, en los últimos años se han incrementado casos en hombres, así que prestemos atención. Brindar espacios de confianza y comunicación abierta es importante para frenar el avance de estas enfermedades.

 

Fuente: Eating Disorders in Teens Have ‘Exploded’ in the Pandemic. Lisa Damour. The New York Times, Abril 2021. 

Eating problems. Young Minds.

La pandemia dispara los casos de anorexia en niños y jóvenes. Carolina Pinedo. El País, Febrero 2021.

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Are we training students in the right path?

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter