Sí, el miedo es necesario

 "El miedo es normal y adaptativo. Algunos temores pueden ayudar a motivar a los niños a hacerlo mejor, pero los temores irracionales pueden ser preocupantes". Dr. Ghannadpour.

 

El miedo es una respuesta que activa nuestro cerebro ante posibles amenazas, origina cambios en la fisiología, en el pensamiento y en la conducta. Muchos de los miedos que aparecen en la infancia son de índole irracional, por lo que es importante ser empáticos, entender que están descubriendo su alrededor y que lo desconocido genera miedo, como una tormenta, un animal, perder de vista a papá o mamá. 

 

Durante su crecimiento, los niños tendrán gran variedad de miedos evolutivos, éstos los mantendrán a salvo, como son adaptativos tendrán un fin. Cuando no es así se convierten en miedos persistentes, aquí los niños se muestran muy emocionales en situaciones que carecen de riesgo por lo que tendrán repercusiones en su vida cotidiana y requerirán ayuda profesional.



Foto de Keira Burton en Pexels



 

Actúa sin miedos

·      Ten presente que los miedos son necesarios en el desarrollo infantil, sé comprensivo. 

·      El miedo se contagia, así que muéstrate confiado sin forzarlo a enfrentarlo a situaciones que lo asustan.

·      Evita regañarlo y valida sus sentimientos cuando expresa temor.

·      Acompáñalo y dale explicaciones que lo ayuden a calmarse, si necesita lámparas que le den seguridad en la oscuridad dáselas, haz lo necesario para que sienta que hay solución.

·      Ten en cuenta las influencias externas, por ejemplo, hay niños que se preocupan por las noticias así que lo mejor es evitar que las vean. 

 

Entre el primer y segundo año el miedo por separación se hace presente, también a personas desconocidas. Los ruidos fuertes y los animales también serán fuente de temor. 

 

De los 2 a 6 años temen a seres inanimados ¿por qué? porque descubren su imaginación y aún no distinguen entre lo real y lo irreal, sumado al miedo a la oscuridad pueden crear historias con personajes de la televisión, de cuentos o de cosas que escuchan. 

 

Entre los 6 y los 11 años ya diferencian entre lo real y lo imaginario, sus temores serán más específicos, daños físicos, accidentes, inyecciones, heridas, la muerte.  Otro tipo de amenazas se hacen presentes: las críticas y el fracaso.

 

En la adolescencia las relaciones con sus iguales toman más importancia y los miedos están más ligados a su contexto: el colegio, los deportes, las primeras veces, los amigos; también le ponen más atención al físico, las relaciones amorosas juegan un papel importante por lo que pueden asustarse por estar solos. 

 

En la mayoría de los casos los miedos serán leves, incluso cuando se intensifican generalmente desaparecerán por sí solos, si impiden las actividades cotidianas de los niños o los adultos es necesaria la asistencia de un profesional. 




 

Fuente: Childhood fears: What's common and how can you help? Children’s Health.

Understanding Childhood Fears and Anxieties. Healthy Children.

Cuáles son los miedos más comunes durante la infancia y la adolescencia. Sapos y princesas.

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Are we training students in the right path?

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter