Hipersexualidad, cuando no se disfruta la infancia

La sexualidad es parte implícita de todo ser humano, es normal y saludable, siempre que se presente acorde a la etapa de desarrollo, a la maduración física y emocional del individuo. ¿Qué queremos decir con esto? Que cuando permitimos que los niños adopten actitudes que no le corresponden a su edad ni a su desarrollo, que claramente están relacionadas con la sexualidad, también permitimos su hipersexualización. 

 

Pero ¿qué es?

 

Existen varias definiciones, algunas giran en torno a colocar cánones de belleza en función del deseo sexual, otras hacen referencia a usar la sexualidad como medio para aumentar el valor social de una persona, algunas más hacen alusión a exaltar atributos sexuales por encima de otras cualidades que pudieran definir a la persona. ¿Ya percibiste qué tienen en común? Sí, en todas se usa la sexualidad como moneda de cambio

 

Este fenómeno es muy preocupante porque los comportamientos sexualizados que no son acordes a la edad provocan que la transición entre la infancia y la adolescencia sea más acelerada, violentando y distorsionando su acercamiento al mundo de la sexualidad adulta. Un proceso que debería ser gradual, se apresura, lo que conlleva consecuencias graves: 

 

·      Baja autoestima.

·      Superficialidad.

·      Vulnerabilidad y fragilidad, ya que su autoconcepto está ligado a la influencia externa.

·      Alteraciones psicológicas que pueden exteriorizarse en depresiónansiedad o trastornos de la conducta alimentaria.   



Foto de Loc Dang en Pexels



Niños vestidos como miniadultos, canciones altamente sexuales, publicidad que sugiere que el atractivo físico es fuente de éxito, contenidos en televisión e internet que muestran comportamientos precoces, redes sociales que impulsan estos comportamientos, son algunos factores que ponen en manifiesto la sexualización de las infancias. 

 

La hipersexualización influye en la percepción de los jóvenes sobre la sexualidad, por ejemplo, la variedad de contenido explícito para adultos provoca una comprensión distorsionada de las relaciones de género y de la realidad misma. ¿Cuántas veces no has caído en cuenta que en la actualidad los jóvenes saben mucho más que nosotros a su edad? Bueno, pues estar más informados no significa que estén más preparados física y emocionalmente para enfrentar la “realidad” que perciben en el exterior.

 

Los niños encuentran en los adultos y en los medios de comunicación, modelos a seguir para saber cómo actuar, de modo que cuando crecen replican conductas erróneas, por lo que es nuestra obligación neutralizar la influencia externa y darles mensajes mucho más saludables. 

 

Diversos estudios coinciden en que es más común en niñas que en niños y aunque es más frecuente en la adolescencia, se está manifestando a edades cada vez más tempranas. Por lo tanto, es muy importante prestar atención a qué es lo que consumen nuestros hijos, pero también en darles el criterio que los invite a cuestionarse: 

 

·      Enseñarles a mantener una actitud crítica sobre sí mismos, valorando todas sus cualidades, no solo el atractivo físico. 

·      Hablarles de sexualidad con naturalidad, de modo abierto y con cercanía.

·      Formarlos con habilidades asertivas para que sepan poner límites y decir “no”.

·      Cómprales ropa y accesorios apropiados para su edad.

·      Pon atención en los contenidos que consumen, si alguno no te parece adecuado, exprésalo, justifica tus motivos. 

·      Enseña, especialmente a los niños, que está bien demostrar sus emociones, permíteles llorar y explícales cómo procesar sus emociones.

 

 

Si quieres profundizar, ve alguna foto que tu hijo haya compartido en internet. ¿Ya la tienes? Haz una de las pruebas de la “Fundación Aprender a Mirar” para que tengas un punto de partida y puedas hablar en familia sobre este tema: El #HiperTestKid es para niños de hasta 12 años y el #HiperTestTeen es hasta los 17 años. 

 

Así como los niños aprenden matemáticas y español, necesitan aprender a entender lo que perciben en la televisión, videos musicales, el internet, las revistas que los bombardean. Deben tener habilidades de pensamiento crítico desde pequeños para que lleguen a la adolescencia con bases sólidas que los hagan menos influenciables y más dueños de cómo quieren ser observados.


Fuente: Effects of Hypersexualization. Québec: Government information and services. Septiembre, 2021.

The Impact of Over Sexualisation of our Teens, Jonny Shannon. Jonny Shannon.

Los efectos de la hipersexualización: niñas convertidas en ‘Lolitas’. Olga Carmona. El País. Junio 2017.

Los riesgos de hipersexualizar a la infancia. Reporte Índigo. Febrero 2020.

Hipersexualización infantil: ¿desde cuándo una niña 'necesita' llevar bikinis con relleno? Alba María García Rasero. El Mundo. Junio 2021.

Fundación Aprender a Mirar.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter

Are we training students in the right path?