Lo que nadie te dice de la adolescencia: comunicación efectiva

 “Es más importante que los adolescentes tengan bien ordenada la cabeza y no tanto que tengan bien ordenada la habitación.” Javier Valverde, psicopedagogo. 

 

Hablando con honestidad, ¿cuántos papás llegan a la pubertad de sus hijos con temores e incertidumbre? ¡Muchos! ¿Cuántos llegan confiados en el trabajo que han hecho durante los primeros años? Pocos, pero hoy estamos aquí para decirte de qué formas podemos sacar lo mejor. 

 

Antes que nada, no llegues con ideas preconcebidas sobre lo difícil que será acercarte en tal o cual situación, cuando haces esto tu cerebro produce demasiado cortisol, provoca estrés y es más difícil que liberes oxitocina, la hormona que nos ayuda a reconocer las emociones de los demás y a responder afectivamente.

 

Segundo, en la adolescencia el cerebro está en proceso de maduración, esto significa que los cambios de humor tienen una explicación neurológica, no lo entiendas como una provocación, su objetivo no es molestarte. 

 

Aprende a sentirte bien con un adolescente rebelde, su proceso de construcción es a través de la oposición y así es como se autoafirma, la rebeldía es parte de este proceso.


Foto por Pexels

 

Rasgos de personalidad en la adolescencia

 

1.     Egocentrismo.

2.     Imaginación. 

3.     Fábula personal.

4.     Ilusión de vulnerabilidad.

 

Estas características se reflejan cuando empiezan a desconectarse de la familia, creen que son el centro de atención, al mismo tiempo se sienten incomprendidos, se colocan a sí mismos como protagonistas pensando que nada malo puede pasarles. ¿Suena insostenible? No lo es, porque cuando vemos a profundidad están encontrando su autonomía, buscando sus fortalezas. ¡Están creciendo!

 

Sin considerar todos esos rasgos, vamos a perder mucho con ellos, no los vamos a entender. Así que empezar a ver con buenos ojos esa revolución emocional es un muy buen primer paso, el segundo sería saber elegir las batallas, no esperar empatía de su parte porque neurológicamente no lo pueden hacer, es otro muy buen tip. 

 

“Se puede mejorar la comunicación mejorando la escucha y la madurez biológica acabará llegando, a diferentes ritmos, pero llegará”. Javier Valverde, psicopedagogo. 

 

Otra gran necesidad de los chicos es la de experimentar, por ello suelen rechazar los límites que se plantean desde la imposición. Para solucionarlo hay que informar y después pactar, eso sí, hay que pactar pocas cosas y hacerlo de forma muy clara en función de la edad y las reglas de casa. 

 

Finalmente, aunque no lo creas los papás son la fuente principal de los adolescentes en cuestiones de tipo moral y ético, así que hay que trabajar estas áreas de forma personal y también educando desde el ejemplo. Piensa que, si en la infancia has fomentado características importantes, pero de poco peso como la responsabilidad, los hábitos saludables, la autonomía, la seguridad y la autoestima correcta, ya tienes el juego ganado. 

 

Aprenderemos más en la medida en que estemos dispuestos a escuchar y a valorar lo que nos están diciendo. 

 

Fuente: El pensamiento adolescente. Javier Valverde. BBVA Aprendamos Juntos. Junio 2020. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Are we training students in the right path?

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Juan y su viaje a Júpiter