Leer por placer da bienestar

 En las últimas décadas hemos visto que la lectura por placer está siendo desplazada por el consumo de medios digitales, especialmente entre los más jóvenes. De forma que no solo se están perdiendo de beneficios en sus procesos de aprendizaje, también están retrocediendo en la capacidad de detectar contradicciones y falsedades en la información que consumen.

 

Los niños comprometidos con la lectura tienen tres veces más probabilidades (39.4%) de tener niveles más altos de bienestar mental, frente a los niños menos comprometidos (11.8%).



El disfrute de la lectura es un indicador clave para el compromiso con el aprendizaje según una investigación de Nueva Zelanda, sin embargo, hay más beneficios que no se limitan a la edad estudiantil.  

 

Fortalece el cerebro

 

La lectura implica una compleja red de circuitos y señales en el cerebro, a medida que madura la capacidad de lectura esas redes se vuelven más fuertes y sofisticadas. 

 

Investigaciones han demostrado que durante y días después de la lectura, la conectividad cerebral aumenta, especialmente en la corteza somatosensorial, la parte del cerebro que responde a sensaciones físicas como el movimiento y el dolor. 

 

Aumenta la capacidad de empatizar

 

A largo plazo, los lectores de ficción muestran una mayor capacidad para entender los sentimientos y creencias de los demás. Mejoran habilidades esenciales para construir, navegar y mantener relaciones sociales.

 

Perfecciona el vocabulario

 

Estudiantes que leen regularmente desde una edad temprana desarrollan un mejor vocabulario. Y la robustez de vocabulario influye positivamente en muchas áreas de la vida, desde calificaciones hasta mejores oportunidades de empleo.

 

Encuestas han arrojado que los empleadores buscan a personas con habilidades blandas como la capacidad de comunicarse de manera efectiva, por lo que la lectura es una buena forma de aumentar la exposición a nuevas palabras. 

 

Foto de Yaroslav Shuraev en Pexels



Previene el deterioro cognitivo relacionado con la edad

 

Aunque no se ha demostrado que leer previene enfermedades como Alzheimer, sí se ha confirmado que las personas mayores que leen y resuelven problemas matemáticos todos los días, mantienen e incluso mejoran su funcionamiento cognitivo. 

 

Reduce el estrés

 

Treinta minutos de lectura reduce la presión arterial, la frecuencia cardiaca y sentimientos de angustia de forma tan efectiva como lo hace el yoga.

 

Mejora el descanso

 

La lectura puede formar parte de una rutina regular de sueño, basta con elegir un libro físico en lugar de uno digital. 

 

Si tienes problemas para conciliar el sueño hazlo en otro lugar que no sea tu dormitorio. 

 

Alivia síntomas de depresión

 

Las personas con depresión pueden sentirse aisladas y alejadas, los libros ayudan a disminuir esta sensación, la ficción facilita un escape temporal, por ejemplo. 

 

Prolonga la vida

 

Una investigación de 12 años de duración que estudió el efecto de la lectura en más de 3 mil adultos mayores encontró que aquellos que leyeron libros sobrevivieron alrededor de 2 años más que quienes no lo hicieron o que leyeron revistas y otros medios de comunicación. 

 

También concluyeron que las personas que leen más de3 horas y media a la semana tenían un 23% de probabilidades de vivir más tiempo que las que no leyeron en lo absoluto.

 

Como verás, vale la pena buscar los espacios para fomentar la lectura.

 

 

Fuente: Benefits of Reading Books: How It Can Positively Affect Your Life. Rebecca Joy Stanborough. Healthline. Octubre, 2019.

 

Keeping teens Reading. Jo Buchan. National Library of New Zealand. Marzo 2020.

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los riesgos de Tik Tok para nuestros niños.

Logros de la etapa preescolar.

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?