El tiempo

Hoy les vengo a hablar del tiempo. Probablemente muchos de ustedes se estén preguntando qué les voy a decir del tiempo. A lo mejor se están imaginando que les voy a platicar de los viajes en el tiempo, un tema de ciencia ficción que me gusta mucho, pero en esta ocasión será algo diferente.  Bueno, antes que nada, el tiempo es muy valioso y no todos saben apreciarlo. De aquí proviene la frase muy famosa de “El tiempo vale oro”. ¿Por qué se dice esto? ¿Qué es lo que le da tanto valor? La respuesta que les voy a decir a lo mejor sonará muy tonta para algunas personas pero es simplemente porque no se puede recuperar. Si lo pensamos bien realmente todo lo material lo podemos conseguir. Ya sé que probablemente sea súper difícil y nos cueste mucho esfuerzo pero el tiempo es algo que una vez que pasa y lo vivimos, lo único que nos quedan son los recuerdos. 

Mucha gente dice “Lo puedo hacer otro día” o “Mejor me espero”. La mayoría de las veces los niños y jóvenes creemos que tenemos toda una vida por delante. Incluso a veces los adultos piensan esto también, y es un gran error. Nadie tiene la vida asegurada, nadie sabe si se va a morir en 40 años, 5 meses o en una semana. No debemos vivir con esta idea porque si nos morimos antes de lo que nosotros creíamos, ya no vamos a poder lograr nuestras metas. 

Hay varios casos de gente que cuando sabe que se va a morir pronto ya sea porque están enfermos o alguna otra razón, se arrepienten de no haber disfrutado su vida como deberían y no haberla aprovechado. Un ejemplo de esto es cuando el año pasado en Learning to Learn leímos una lectura de los 5 arrepentimientos más comunes de la gente que se va a morir y decían: me arrepiento por no haber pasado el tiempo necesario con mi familia, por no haber tenido un trabajo o por no haber tenido una vida productiva. 

Ahora me gustaría hacer una reflexión. Yo tengo 13 años con 4 meses y 16 días de vida, esto quiere decir que he vivido 13.3 años. Si suponemos que desde los 3 años asisto a la escuela, descontando el tiempo de estudio, transporte, sueño y tareas, esto me da aproximadamente 5.6 años de tiempo libre. Si a esta última cifra le descontamos mis primeros tres años de vida donde realmente no decidía cómo invertir mi tiempo libre, solamente he decidido cómo usar 2 años. Lo que podemos concluir de esta reflexión es que aunque he vivido 13 años, solamente he tenido 2 años libres. ¿Qué tan bien los he aprovechado? ¿Haciendo deporte?, ¿Conviviendo con la familia?, ¿Pasando tiempo con mis amigos?, ¿Checando mi celular?, ¿En Instagram?, ¿Youtube?, ¿Netflix? No quiero decir que algunas de estas cosas sean malas, simplemente debe de haber un equilibrio. Hagamos una reflexión y valoremos el tiempo. 

Mariana Andrea Martínez Mendoza
Alumna de 2do. de Secundaria
Coleegio Lomas Hill
www.lomashill.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

Juan y su viaje a Júpiter

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Los riesgos de Tik Tok para nuestros niños.