El sano desarrollo emocional.

En Lomas Hill estamos profundamente comprometidas con el sano desarrollo emocional de las niñas y de los niños, es muy importante para nosotras comprender efectiva y asertivamente las necesidades emocionales de sus hijos. 

Sabemos claramente que en la primera infancia (0-3 años), los niños comienzan a crear un concepto de sí mismos y la información que ellos obtengan del exterior impactará significativamente en las habilidades intrapersonales que desarrollen a lo largo de su vida. 

Es cierto, no podemos lograr que todo sea perfecto y controlar toda la información que llegue a nuestras niñas y niños, pero lo que sí está en nuestras manos, es contribuir y acompañarlos incondicionalmente a que confíen en sí mismos y que sepan que ante cualquier reto o dificultad podrán estar bien. 

A continuación, les compartimos 8 tips efectivos para cultivar la confianza en las niñas y en los niños. 


1.     Cultivar la autenticidad como adultos: ser verdaderos en lo que hacemos y decimos. La congruencia en el decir y el hacer es la base del desarrollo de la confianza en toda relación humana. Enseñemos esto desde la infancia. Cumplir con los límites que nosotros mismos establecemos es de suma importancia.

2.     Escuchar en profundidad: tenemos que ponernos a la altura de los niños y niñas, mirarlos a los ojos y agarrar sus manos mientras los escuchamos o decimos algo importante.

3.     La base del autoestima es la vinculación afectiva: Manifiesten su cariño y ternura incondicionalmente y sean lógicos, claros y firmes en los límites. 

4.     Elogiar sinceramente y cultivar la motivación intrínseca: por ejemplo, es más efectivo decir: “Veo que has estado muy concentrado(a) haciendo este rompecabezas, ¿verdad? ¡Maravilloso!” es mucho más informativo para el niño o la niña que decir: “Buen trabajo.”, “Eres súper lista.” 


      5.     Tener paciencia. Los niños y las niñas no procesan la información tan rápido como nosotros, tenemos que ser pacientes ya que pueden tardar de 4 a 7 seg. en procesar una indicación o instrucción. Expliquemos y ayudemos con delicadeza. Los niños no tienen por qué sufrir nuestra prisa o desorganización.

6.     Permitamos que tomen algunas decisiones que sean oportunas en función a su edad mientras les brindamos opciones: “¿Este día usarás el pantalón café o el verde?, ¿Recogerás tus juguetes a las 4:30 o a las 5:00? ¡Ya son las 5:00, es hora de ordenar.!”

7.     Manifestar interés e ilusión por el trabajo, así como una actitud positiva hacia la vida; los niños lo captan y esto los estimula, tanto a nivel escolar como personal, a motivarse y avanzar. 

8.     Apoyemos cualquier actitud que indique aumento de independencia: a veces queremos hacer las cosas por ellos, seamos respetuosos de la iniciativa que manifiesten y permitamos que pongan en práctica todas sus habilidades, aunque se puedan ensuciar o tirar algo.

  

 Aida Victoria Soto 
www.lomashill.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Juan y su viaje a Júpiter

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Los riesgos de Tik Tok para nuestros niños.