¿Cuántos son demasiados regalos en Navidad?

 “En la vida adulta, nunca tenemos todo lo que queremos, pero si hemos aprendido desde pequeños a tolerar la frustración que esto nos provoca, podremos asumirlo” Úrsula Perona, psicóloga.

Seamos honestos, para muchos de nosotros los recuerdos de Navidad tienen que ver con árboles llenos de luces, dulces, viajes, la emoción de escribirle a Santa Claus, la expectativa y claro ¡los regalos! Pero ¿qué tan saludable es para los niños mantener una relación tan material en estas épocas?


Primero hablaremos de por qué tenemos la necesidad de cumplir todos los deseos de nuestros niños: ¿Demostración de amor? ¿Compensación? ¿Algún tipo de culpa? ¿Para darles lo que nosotros no tuvimos? ¿Como refuerzo positivo para que cumplan con tareas específicas? 


Una vez aclarado el punto anterior vale la pena reflexionar en qué pasa con todos los presentes que reciben: ¿Los usan todos? ¿Quedan arrumbados después de algunos días? ¿Los valoran?


A estas alturas estás preguntándote por qué deberías replantearte si es bueno o no, avasallar con obsequios. En primer lugar, los sobre estimulamos y dificultamos su proceso de atención. También, les hacemos creer que es correcto suplir necesidades de afecto con objetos materiales ¿Drástico? No hemos terminado, porque en la vida adulta pueden tener dificultades para manejar la frustración, desarrollar la idea de que no necesitan esforzarse para obtener lo que desean, a corto plazo podrían volverse pequeños tiranos sin límites y acostumbrados a recibir siempre lo que quieren.


Ahora bien, tampoco es positivo ser extremista. No castigues sin regalos en Navidad o Día de Reyes, hacerlo solo provoca daño emocional, decepción e inevitables comparaciones con sus amigos.


Foto de Any Lane en Pexels


Regla de los 4 regalos:


Se trata de obsequiar con medida, los niños podrán elegir solo 4 cosas: algo para vestir, algo necesario, algo emocional y algo que tenga una finalidad. 


Como papá asegúrate de elegir cosas acordes a sus gustos y edad. Además de decir explícitamente cuál sería el presente ideal, jugar con los niños nos ayudará a identificar lo que prefieren, qué estimula sus capacidades y su crecimiento en habilidades sociales. 


Ayuda a que tus peques y adolescentes entiendan que esta época está relacionada al agradecimiento, a la convivencia familiar, a la generosidad y empatía. Si nunca lo han hecho es una oportunidad perfecta para brindar ayuda a los menos favorecidos, en forma de donaciones en especie o en tiempo. 



Fuente: El síndrome del niño hiperregalado ¿En qué consiste? Sapos y princesas, El Mundo. 

¿Qué hay detrás del exceso de regalos a los niños? Lidia García Asensi. Sapos y princesas, El Mundo.

El síndrome del niño hiperregalado ¿Cómo afecta el exceso de regalos y juguetes en Navidad? Ertheo Education & Sports.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Juan y su viaje a Júpiter

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Are we training students in the right path?