Mamá, papá, tu salud mental también importa

 No puedes ayudar a tu hijo su no te apoyas a ti mismo. 

 

Hay muchísimo contenido en internet sobre la salud mental de los niños, pero hoy queremos darle un espacio a la salud mental de los papás porque criar a los hijos es gratificante, sí, pero también es un trabajo duro, sobre todo con los retos profesionales, sociales, económicos a los que nos enfrentamos, a veces, sin descanso. 

 

Antes que nada sé honesto con tus sentimientos, sentirse abrumado está bien y es completamente normal porque no hay forma de ser perfecto. Si llegas a decir cosas poco amables o a gritar explica por qué sucedió, esta reacción no te hace una mala persona si reconoces el error, estás enseñándoles que las equivocaciones son parte de la vida. 


Foto de Madison Inouye en Pexels

 

Sé muy claro en decir lo que es aceptable y lo que no, eres padre, no temas tomar decisiones difíciles, es parte de tu papel. Los niños agradecerán saber que tú los mantendrás a salvo. 

 

Ahora, la parte que podría costarte un poco más de trabajo si no estás acostumbrado: Cuidarte a ti mismo.

 

·       Construye una red de soporte. No temas recurrir a amigos o familiares de confianza para tomar un tiempo fuera. 

 

·       No luches solo. Hay personas que se enfrentan a situaciones muy difíciles porque sienten que deberían ser capaces de sobrellevarlo. ¿Te suena algo familiar? Habla con alguien de mucha confianza y ve lo que piensa. 

 

·       Ten una rutina y mantente organizado. Esto puede darte una sensación de seguridad y practicidad que te quitará de la mente nimiedades.

 

·       Tómate tu tiempo. Es muy fácil de decir y probablemente no parezca posible porque estás muy ocupado o agotado, pero incluso una noche de Netflix, tu cena favorita y una copa de vino con un amigo pueden ser gratificantes. 

 

·       No te culpes a ti mismo. Si tu hijo está pasando por episodios complicados no seas demasiado duro contigo mismo. ¿Esa situación hace que su relación sea más complicada? Sí, seguramente también es estresante, solo no te culpes porque los niños van a desatar sus emociones con los más cercanos, así que no todo está mal. 

 

·       Estás haciendo todo lo que puedes. El amor y el cuidado que le estás demostrando a tus hijos al tratar de ayudarlos puede protegerlos de problemas emocionales en el futuro. Sin mencionar todo lo que haces para el bienestar de tu familia.

 

·       Acércate a especialistas. Si las cosas te están superando ve con tu médico de cabecera para que te canalice al profesional indicado. 

 

 

Si padeces ansiedad, depresión o alguna otra enfermedad mental es muy probable que los desafíos cotidianos de crianza te sean difíciles, es completamente entendible, recuerda que no estás solo, pedir ayuda no te hace menos capaz. Involúcrate más con tu tratamiento, acércate a grupos de apoyo, pide asistencia extra en casa. 

 

Los beneficios de vivir en armonía se transmiten entre los integrantes de la familia, cuando te cuidas tú también estás cuidando a los tuyos.

 

Fuente: Parenting with a mental health problem. Mind, the mental health charity. 

Parents survival guide. Young Minds. 

Parenting and mental health. Mental Health Foundation.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tan importante es la tarea en verdad?

Are we training students in the right path?

Juan y su viaje a Júpiter