¿Propósitos de Año Nuevo? Cómo sí enfocar a los niños

Bienvenidos a la época de resoluciones, propósitos y listas interminables de metas que ahora sí vamos a alcanzar. Pero ¿ya te preguntaste cómo perciben este bombardeo tus hijos? Por un lado existe el sentimiento de emoción por un año que, asumimos, traerá nuevas oportunidades y planes; por el otro, un momento de incertidumbre por lo que debería querer cambiar o mejorar.


Como adultos podemos aprovechar la temporada para enseñar que establecer objetivos es positivo en la medida en que son realistas, aunque no deberían restringirse a Año Nuevo. ¿Pero cómo podemos plantearlos? Aquí te damos 3 pasos: 


  1. Toma la iniciativa, sugiere una idea sin que se convierta en una imposición. 
  2. Si la idea fue bien recibida, ¡sigue adelante! Si no, pregunta directamente qué le gustaría
  3. Ya que tienen un objetivo ayúdalo a que sea práctico y anímalo.

Foto: Magda Ehlers para Pexels

Ahora, para que este ejercicio sea motivador y se convierta en una herramienta que lo ayude a visualizar sus metas hay algunas cosas que debemos considerar: 


Tú eres su modelo de comportamiento. 

Cuando te ven haciendo lo posible para alcanzar tus metas con dedicación y autocompasión entienden que independientemente del fin, el proceso es lo que los enriquece.


Si el objetivo está relacionado con la alimentación o el ejercicio, sé muy cuidadoso con los mensajes que das, antepón la salud a cualquier otra cosa. Por ejemplo: no se trata de hacer ejercicio hasta desfallecer, sino de percibir la satisfacción de hacerlo y apreciar los resultados. 


Los pasos tienen que ser pequeños y medibles

Dividan esa resolución que parece gigantesca en pasos chiquitos que gradualmente serán más ambiciosos. Si ves cambios por mínimos que parezcan, celébrenlos. 


Conviértanse en un equipo

Si te vuelves un soporte que le permita acercarse a lo que sea que se haya propuesto, no solo su relación va a mejorar sino que tu compromiso lo hará esforzarse más; si necesita de tu apoyo con clases, facilítaselas en medida de lo posible. 


Una acotación, conviértete en un compañero no en un inquisidor. 


Más allá del fervor de inicio de año, tener propósitos desde pequeños tiene beneficios que queremos resaltar: 


  • Desencadena nuevos comportamientos que ayudan a crear hábitos positivos. 
  • Cuando los niños notan mejorías o son reconocidos, su motivación aumenta, lo que los impulsa a continuar con más confianza. 
  • Tomarán decisiones consientes que se alineen con sus aspiraciones. 
  • Alcanzar la meta final los lleva a la realización, el orgullo, el aumento de la motivación. Y si al final no se cumple el objetivo, tendrán la experiencia, la oportunidad de reflexionar y desarrollar resiliencia.


Por último, este proceso de ninguna manera será lineal. Van a haber tropiezos, pero ser flexibles será necesario para implementar adecuaciones para que el cambio sea duradero. 



FUENTE: New Years resolutions and kids: what to know. Katie Paradis. Boston Children’s Hospital. Diciembre 2022. 

Benefits of goal setting for children. Number Works’n Words. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

The sad bubble

Logros de la etapa preescolar.

La autorregulación en niños de preescolar.